¿Los músculos se curan o vuelven a crecer con el ejercicio?

Cada músculo de tu cuerpo contiene miles de fibras microscópicas que trabajan juntas durante el movimiento. De hecho, los músculos de las piernas contienen más de 1 millón de fibras musculares. Durante el ejercicio, las fibras utilizadas sufren daños que debe repararse durante el reposo. En lugar de generar nuevas fibras, tu cuerpo cura las fibras dañadas, lo que causa un aumento de la fuerza y d​​el tamaño muscular.

Degradación muscular durante el ejercicio

Las fibras musculares se unen y tiran entre sí durante una contracción o movimiento. Existe una relación positiva entre la intensidad del ejercicio y el nivel de daños posteriores provocados en las fibras. Por ejemplo, las fibras se deslizan unas contra las otras lentamente, durante los movimientos lentos y cuidadosos, y rápidamente durante las acciones rápidas y contundentes. La actividad de fuerza, tal como el levantamiento de pesas, hace que ciertas porciones de las fibras musculares se dañen debido a la presión. Aunque el daño inducido en la fibra por el ejercicio podría parecer perjudicial, su rotura y su reparación son un resultado normal e inevitable de un estilo de vida activo.

Hipertrofia versus hiperplasia

La hipertrofia se produce cuando una fibra de músculo dañado se vuelve más gruesa después de su reparación. Por el contrario, la hiperplasia define la creación de nuevas fibras musculares en respuesta al ejercicio. Aunque ambas opciones podrían aumentar el tamaño y la fuerza muscular, en general se acepta que las fibras musculares humanas realizan hipertrofia en lugar de hiperplasia, lo que significa que no puedes generar nuevas fibras musculares. Aunque la hipertrofia muscular se ha confirmado, la investigación sobre la posibilidad de hiperplasia dentro del músculo humano continúa.

Pasos de la hipertrofia

La reparación de fibras musculares con éxito, o hipertrofia, se basa en numerosas respuestas fisiológicas. Inmediatamente después del ejercicio, las células satélite se activan y comienzan un proceso de curación que puede durar hasta 48 horas. Las células satélite, que se encuentra hacia el exterior de cada fibra muscular, se fusionan y forman nuevas proteínas contráctiles llamadas actina y la miosina, las mismas proteínas de la fibra muscular que pueden romperse durante la actividad física. Los mayores niveles de actina y miosina mejoran la unión entre las fibras y son responsables de la mayor fuerza del músculo afectado.

Importancia para la aptitud física

La incapacidad para generar nuevas fibras musculares implica que los factores genéticos determinan la cantidad y la calidad de tus fibras musculares. Por lo tanto, los individuos con más fibras musculares pueden tener músculos más grandes que alguien con un menor número de fibras musculares. Aunque el proceso de hipertrofia se inicia inmediatamente después del ejercicio, los cambios musculares visibles requieren que de cuatro semanas a dos meses de trabajo. Entender la curación de la fibra muscular después del ejercicio permite el diseño de un programa eficiente y una mejor comprensión de cómo crecen los músculos.

Más galerías de fotos



Escrito por mandy ross | Traducido por martin santiago