¿Qué músculos se trabajan en la cinta para correr?

La cinta para correr puede ser uno de los equipos de entrenamiento más útiles para la buena salud cardíaca y el moldeado de la parte inferior del cuerpo. Para aprovechar al máximo los beneficios de la cinta, aprende cómo usarla para entrenar músculos específicos.

Caminar y correr de manera convencional

Durante una caminata convencional en la cinta, trabajas el tendón de la corva, los cuádriceps, las canillas, las pantorrillas y, en menor medida, los glúteos medios y mayores. Correr intensifica el trabajo en los músculos que se emplean para caminar y aumenta el uso de los músculos gluteales. Un estudio llevado a cabo en la University of Wisconsin en Madison en 2012 y publicado en "Gait and Posture" demostró que el entrenamiento de los músculos gluteales al correr aumenta significativamente con un ritmo más rápido.

Caminata inclinada

Cuando aumentas la inclinación de la cinta, intensificas la activación de los músculos de la pierna. Un estudio realizado en 2011 por la University of Colorado y publicado en "Gait and Posture" determinó que la caminata con una inclinación ascendente de 9 grados puede aumentar significativamente el entrenamiento de los glúteos mayores, los cuádriceps y las pantorrillas.

Caminata hacia atrás cuesta arriba

Según los expertos de Superior Physical Therapy, al reducir la velocidad y aumentar la inclinación en un 7 a un 10 por ciento, la caminata hacia atrás puede restaurar el equilibrio en los músculos que se suelen utilizar de manera excesiva cuando corremos o caminamos hacia adelante. La caminata hacia atrás puede ser beneficiosa para el tendón de la corva, las pantorrillas y los músculos de los pies para promover un paso saludable y una mejor postura. La caminata hacia atrás inclinada puede reducir el riesgo de esguinces en el tobillo mientras se corre o se camina normalmente.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por valeria d'ambrosio