¿Por qué algunas mujeres tienen el trasero plano?

Algunas mujeres tienen un aspecto más plano en el trasero, ya sea porque tienen una mala postura, les falta masa en la cadera, o una combinación de ambas. Hay algunos métodos para mejorar la forma de tu trasero, estos incluyen: realizar ejercicios correctivos y de fuerza. Los ejercicios correctivos se centran en la mejora de tu postura, mientras que los ejercicios de resistencia te ayudan a aumentar la masa muscular. Integra ambos en tus entrenamientos para obtener sus beneficios.

Inclinación pélvica posterior

La inclinación pélvica posterior es una desviación postural donde tu pelvis se inclina hacia atrás, haciendo que la región lumbar disminuya su extensión natural, manifiesta el entrenador profesional Anthony Carey, autor del "Programa sin dolor". Esto provoca que tu columna vertebral y tu cintura escapular se curven hacia delante con el fin de mantener tu centro de gravedad. Esto hace que tu trasero parezca plano y caído. Los efectos secundarios incluyen cadera, espalda, hombros y músculos abdominales débiles, y dolor en la espalda y en el cuello, junto con músculos del pecho apretados.

Falta de masa

Además de los tejidos adiposos, los músculos del trasero proveen la forma de éste, así como el soporte a la parte inferior de tu cuerpo cuando estás parada o en movimiento. El entrenamiento con pesas estimulará el crecimiento muscular en tu trasero lo cual te dará la definición que necesitas. Estos ejercicios incluyen: sentadillas, pesos muertos, estocadas y ejercicios de salto. Para la mayoría de los ejercicios de fuerza, la Academia Nacional de Medicina Deportiva recomienda que realices dos o tres series de ocho a 15 repeticiones. Entrena en tres días no consecutivos durante al menos cuatro semanas para ver algún crecimiento muscular importante.

Inactividad

Un estilo de vida sedentario puede hacer que tu cuerpo pierda masa muscular poco a poco, lo cual también puede afectar tu postura, según la Academia Nacional de Medicina Deportiva. Esto puede ser causado por estar sentado con una ergonomía deficiente durante un largo periodo de tiempo, tales como: sentarse con la columna redondeada y con los hombros encorvados. Participa en actividades de bajo impacto, como: el yoga, el senderismo y el tai chi, en los días entre tus entrenamientos.

Prevención

El entrenamiento con ejercicios correctivos para prevenir o incluso para revertir la inclinación posterior de la pelvis te ayuda a aumentar la extensión lumbar, lo cual hará que tu pelvis salga ligeramente detrás de ti. También tirará tus hombros hacia atrás para mejorar la postura de tu columna vertebral superior. Un ejercicio de ejemplo es la elevación por encima de la cabeza estando sentada, donde extiendes tus hombros y la espalda, al igual que activas los músculos abdominales profundos y espinales para apoyar tu postura. Párate con tu pie derecho enfrente de ti con ambos pies apuntando hacia delante. Enlaza tus dedos y extiende ambos brazos con las manos frente a ti. Levanta los brazos por sobre tu cabeza y gira tus manos para que queden hacia arriba. Endurece tu nalga izquierda para estabilizar la pelvis, y no muevas tu torso mientras te estiras. Debes sentir que tu zona lumbar se extiende ligeramente. Mantén esta posición durante cinco o seis respiraciones profundas. Cambia de pierna y repite el estiramiento.

Más galerías de fotos



Escrito por nick ng | Traducido por erick montesdeoca