¿Pueden las mujeres embarazadas comer ñames?

Una dieta saludable es importante, especialmente si estás embarazada o planeas estarlo. Comer los alimentos apropiados durante el embarazo ayudará a tu bebé a desarrollarse y crecer. Los ñames son una adición segura a tu dieta, altos en potasio y fibra, baja en grasa y sodio y ricos en antioxidantes que contienen nutrientes importantes.

Identificación

Compuestos de más de 150 especies, los ñames son los tubérculos de la gruesa, vid tropical que se encuentra en el Sur y Centro América, las Indias Occidentales, Asia y África, pero no crecen comúnmente en los Estados Unidos. Se identifican a menudo incorrectamente como batatas, pero no están relacionadas botánicamente. Similar en tamaño y forma a la batata, el ñame contienen más azúcar natural, pero no son tan ricas en vitaminas A y C. Los ñames pueden crecer hasta más de 7 pies de largo (2 mts) y pesar 120 libras (54 kilos). con carne que va desde tonos de blanco, amarillo, rosa y morado.

La vitamina A

Los ñames son una fuente especialmente rica del antioxidante de la vitamina A (166 UI por cada taza) lo cual es importante para el crecimiento de los huesos y células, en particular durante los períodos en que las células se multiplican y desarrollan, como por ejemplo durante el embarazo. Una deficiencia de vitamina A puede aumentar la transmisión de madre a hijo del VIH-1, de acuerdo con el "American Journal of Clinical Nutrition", de mayo de 2000. La seguridad y la asociación de defectos de nacimiento con dosis excesivas de vitamina A del beta caroteno en los suplementos no se ha establecido, por lo que Linus Pauling Institute recomienda que las mujeres embarazadas obtengan este nutriente esencial de los alimentos, tales como el ñame. La cantidad diaria recomendada para mujeres embarazadas de 14 a 18 años es de 2.500 UI; aquellos mayores de 19 años y mayores necesitan 2.567 UI.

Otros beneficios nutricionales

Es importante que las mujeres embarazadas coman alimentos ricos en ácido fólico para prevenir los defectos congénitos del cerebro y la médula espinal y protegerse a sí mismas contra el cáncer y los accidentes cerebrovasculares. Los ñames contribuyen con 22 mcg de ácido fólico por cada taza hacia la dosis diaria recomendada de 600 mcg. El hierro en el ñame ayuda a los músculos a desarrollarse tanto en la madre como en el bebé y ayuda a prevenir la anemia. El hierro también puede reducir el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer. Una taza de ñame, que proporciona 19 mg de calcio, ayuda a que los sistemas nervioso, muscular y circulatorio se mantengan saludables. Sin suficiente calcio en la dieta, el cuerpo de una mujer embarazada usa el calcio de sus huesos para dárselo a su bebé en crecimiento.

Ñames silvestres

Los ñames silvestres se han utilizado tradicionalmente como un tratamiento para varias condiciones médicas, incluyendo las náuseas relacionadas con el embarazo. El ñame salvaje mexicano es una fuente primaria de la progesterona sintetizada, andrógenos y cortisona debido a un ingrediente llamado diosgenina. La diosgenina es un componente esteroide activo que produce efectos similares a los estrógenos. Debido al riesgo potencial de afectar los niveles hormonales y las contracciones uterinas, las mujeres embarazadas deben evitar tomar suplementos de hierbas que contienen extracto de ñame silvestre.

Más galerías de fotos



Escrito por gord kerr | Traducido por natalia pérez