¿Pueden las mujeres embarazadas comer setas morchella?

Las setas morchella -conocidas comúnmente como colmenillas- tienen un aspecto distintivo que las hace parecer pequeños cerebros y un intenso sabor a nuez. Es bastante inteligente tener cuidado al elegir lo que se come durante el embarazo, y la buena noticia es que no tienes que renunciar a estos extraños pero sabrosos hongos. A menudo este tipo de seta es seguro, siempre y cuando se limpie y se prepare correctamente. Asegúrate sin embargo, de que lo que vayas a comer sean verdaderas morchella, ya que los impostores podrían terminar haciéndote sentir enferma.

Tú también puedes comer setas morchella

Si bien puede ser difícil determinar si ese hongo con el que te tropiezas en la naturaleza es seguro para comer, puedes estar segura de que las morchella se pueden comer sin problemas durante el embarazo. De hecho, mucha gente gusta de "cazar" este tipo de setas, ya que frescas son mucho más seguras y deliciosas, explica John Maybrier y Theresa Maybrier, autores de "Morel Hunting: How to find, preserve, care for, and prepare the wild mushrooms" ("A la caza de los morchella: Cómo encontrar, conservar, cuidar y preparar las setas silvestres". También puedes comprar esta clase de hongos en muchos grandes supermercados y tiendas especializadas. En términos generales, recuerda que la preparación y la cocción es la clave para comerlos con seguridad durante el embarazo.

Son buenos para ti y tu bebé

Las setas morchella son capaces de proporcionar una variedad de nutrientes que el feto necesita para desarrollarse normalmente. Una porción de 1 taza de setas morchella proporciona 2 gramos de proteína, que promueve el crecimiento saludable de músculos y tejidos. Esa misma taza suministra también, cerca de 8 miligramos de hierro, lo que equivale al 30 por ciento de los 27 miligramos de hierro que se necesitan cada día durante el embarazo para reducir el riesgo de parto prematuro y bajo peso del niño al nacer. Las setas morchella proporcionan cerca 3,4 microgramos de vitamina D por taza, que es el 68 por ciento de los 5 microgramos que necesitas cada día durante tu embarazo. La vitamina D estimula la formación normal de los huesos y dientes de tu bebé. Por si esto fuera poco, las morchella suministran también altas cantidades de potasio, zinc y niacina.

Cocínalos correctamente

Las setas morchella deben prepararse correctamente, y la limpieza es el primer paso. Usa un cepillo pequeño de cerdas firmes para despegar suavemente la suciedad incrustada en las grietas de los hongos y luego sumerge las piezas en un baño de agua para aflojar la suciedad restante y para deshacerte de cualquier insecto que permanezca escondido. La cocción adecuada es esencial, especialmente si estás embarazada. Además de ser difíciles de digerir, las morchella -aún a medio cocer- pueden contener bacterias que causan enfermedades. Es recomendable saltearlas bien en aceite o mantequilla y comerlas de una vez o precocinarlas de este modo y luego añadirlas a tus recetas. Si nunca antes has comido este tipo de seta, asegúrate de que no tendrás una reacción alérgica comiendo sólo un pequeño bocado y luego esperando 24 horas antes de comer más.

Procede con cuidado

Existen en el mercado algunas falsas setas morchella que son potencialmente peligrosas. Estos hongos contienen una toxina llamada gyromitrin, explica el Michigan Department of Community Health (Departamento de Salud Comunitaria de Michigan), que puede causar náuseas, vómitos, dolor de estómago, diarrea, distensión abdominal, fatiga, calambres musculares y mareos. En casos más severos, la toxina puede causar daño hepático. Si crees que has comido morchellas tóxicas y presentas cualquiera de estos síntomas, busca atención médica de inmediato. Ten en cuenta que las morchellas comestibles que no están bien cocinadas también pueden causar síntomas similares, así que asegúrate de prepararlas de manera adecuada, recomienda el Michigan Department of Community Health. Si tienes alguna duda con respecto a un plato de setas, mejor no lo comas.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por pei pei