¿Puede una mujer cambiar la forma de su cuerpo de manzana?

Existen dos formas básicas del cuerpo femenino; la conocida forma de manzana y la de pera. Si generalmente aumentas de peso en tu pecho y vientre, tienes cuerpo con forma de manzana. Las mujeres que ganan peso en su caderas y muslos tienen cuerpo con forma de pera. Ninguno de estos tipos de cuerpo hacen fácil la tarea de perder peso, quienes tienen una figura con forma de manzana corren el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la diabetes, afecciones cardiacas y ciertos tipos de cáncer. Una dieta saludable y ejercicio regular son la clave para perder grasa corporal y mantener una buena salud en las mujeres que tienen un cuerpo con forma de manzana.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Cambia tus hábitos alimenticios para bajar de peso. Este es uno de los aspectos más importantes de mejorar la figura de manzana. Elimina la comida chatarra y las calorías vacías de tu despensa y refrigerador. Esto incluye pastelillos (cupcakes), galletas, papas fritas, salchichas, refresco y alcohol. Reemplázalos con fuentes de proteínas magras como el pavo y el pescado, con frutas y vegetales frescos y los alimentos con granos enteros.

  2. Altera la frecuencia con la que consumes tus alimentos. En lugar de las convencionales dos o tres comidas copiosas al día, divídelas en cinco o seis comidas más pequeñas realizadas cada dos o tres horas. Esto no solo acelera tu metabolismo para quemar más calorías, sino que también disminuye tu apetito, frena tus antojos y estabiliza los niveles de azúcar e insulina en la sangre, para así reducir el riesgo de almacenar grasa en tu cuerpo.

  3. Incluye entrenamiento aeróbico en tu rutina de ejercicio. Esto te ayudará a eliminar la grasa alrededor de tu pecho y abdomen. Intenta hacer ejercicios como el entrenamiento en máquina elíptica, esquí de fondo, carrera y caminata rápida por al menos 45 minutos al día, cinco días a la semana.

  4. Pierde peso más rápidamente con entrenamiento de intervalos. Puedes realizar cualquiera de los ejercicios antes mencionados y aumentar la intensidad de manera repentina, luego volver a disminuirla. Esto debe realizarse de la siguiente manera: de uno a tres minutos de incrementos para un total de 20 a 30 minutos por sesión. Prueba dos minutos corriendo, luego caminando otros dos minutos. O programan tu máquina de elíptica para que automáticamente produzca intervalos durante tu tiempo de entrenamiento planeado.

Más galerías de fotos



Escrito por jona friedman | Traducido por reyes valdes