Cómo motivar a los niños a hacer ejercicio

Según el National Center for Health Statistics, el dieciséis por ciento de los niños y adolescentes tienen sobrepeso en los Estados Unidos. Estar activo y hacer ejercicio da como resultado cuerpos más fuertes, un aspecto más saludable y menos posibilidades de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2. Una de las mejores maneras de frenar la obesidad y ayudar a los niños a llevar una vida más sana es promover el ejercicio en su vida diaria. Con el estrés diario de la escuela, sus compañeros y la vida familiar, los niños están llenos de excusas para no estar activos. Hazte cargo de la vida de los niños introduciéndolos a motivantes maneras de ayudarles a ayudarse a sí mismos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Equipo de deportes tales como bicicletas, pelotas y redes
  • Zapatos y ropa de ejercicio cómodos

Instrucciones

  1. Haz que los niños sepan lo importante que es hacer ejercicio.

    Explica a los niños cuán importante es el ejercicio para su salud en general. Tan sólo quince minutos al día de ejercicio ligero pueden ayudar a bajar las libras o el exceso de peso que el niño ya pueda tener. Explícales cómo el ejercicio también aumenta la energía y les permite ser mejores atletas y los ayuda a concentrarse más fácil en la escuela.

  2. Es importante crear el buen hábito del ejercicio diario desde que son pequeños.

    Establece aparte una hora determinada al día para algún tipo de actividad física en la que el niño pueda participar con un adulto dispuesto. Esto desarrolla un sistema de camaradería para que el niño pueda ser responsable de hacer su ejercicio diario.

  3. Es mejor cuando el ejercicio es una actividad normal en donde toda la familia está involucrada.

    Haz del ejercicio una actividad grupal. Alienta a los niños a que traigan a un amigo durante el ejercicio, esto ayudará a que el amigo establezca buenos hábitos de ejercicio también. Involucra a toda la familia en un estilo de vida saludable; esto establecerá hábitos de ejercicio positivo para todos en el hogar.

  4. Trata de hacer variadas y divertidas las sesiones de ejercicio físico para los pequeños.

    Crea actividades frecuentes divertidas con el niño cada día que no parezca que están haciendo ejercicio. Los ejemplos incluyen pasear al perro, tomar una clase de karate, ir al parque en bicicleta, visitar un parque acuático cubierto. Visitar centros de naturaleza y parques zoológicos también implica un montón de caminata y ejercicio físico al mismo tiempo que permite que todo el mundo vea y se divierta con los animales.

  5. Establece un día a la semana para ir a una noche de ejercicio en el que participen adultos y niños.

    Planea una noche familiar deportiva al menos una vez por semana. Esta es una estupenda forma de hacer una actividad física tratando con varios tipos de deportes. Los ejemplos incluyen bádminton, voleibol, croquet, golf de escalera, disco golf, fútbol, béisbol o baloncesto. Incluso si el niño no es muy deportista, hazlo divertido cambiando un poco las reglas, haz los tiempos de juego más cortos.

  6. Premia cuando hagan ejercicio y orienta la recompensa hacia algo que los motive a seguir haciendo una actividad física.

    Recompensa al niño por el ejercicio. Podría ser algo tan simple como salir por un yogur bajo en grasa o un helado italiano después de montar en bicicleta o un juego de baloncesto. Los niños también pueden ser recompensados planeando una miniexcursión o visitando su museo favorito o el parque de diversiones. Los elementos físicos que están orientados a un estilo de vida saludable también se recomiendan como recompensa, como un iPod con el que puede hacer una rutina, unos zapatos deportivos nuevos, algún artículo deportivo y libros.

Consejos y advertencias

  • Premia a los niños menos frecuentemente con comida. Asegúrate de que el premio sea bajo en grasa y que sea por la celebración de una elección saludable o en recompensa por una realización física.
  • Asegúrate de que el niño esté físicamente sano para comenzar el ejercicio. Se recomienda una revisión reciente de un médico de familia.
  • No inicies alguna rutina rigurosa de ejercicio con un niño físicamente inactivo. Haz que el niño trabaje lentamente a una cantidad razonable de juego físico y de ejercicio de 15 a 30 minutos por día.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por maricela guillen