Cómo motivar a tu cónyuge al ejercicio

El ejercicio es un tema sensible para muchos cónyuges, sobre todo si han ganado un par de libras más en los últimos años. Sin embargo, evitar el ejercicio puede llevar al aumento de peso y problemas de salud en general. Si tu cónyuge es reacio a hacer ejercicio, no le regañes. En su lugar, anímalo y ofrece refuerzo positivo. Haz del ejercicio algo divertido y para volverse a conectar, y puedes comenzar a ver a su interés aumentar de forma espectacular.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Expresa tus preocupaciones

  1. Aborda con cuidado el tema del ejercicio y menciona que piensas que sería una buena idea que los dos se pongan en forma. Evita criticar o insultar, lo cual sólo pondrá a tu cónyuge a la defensiva.

  2. Insta a tu cónyuge a hacerse un chequeo. La palabra de un médico tendrá más peso que la tuya. Díle que le pregunte al médico qué ejercicios son apropiados para su edad, peso y nivel de condición física.

  3. Reitera tus preocupaciones si tu cónyuge es reacio. Dile que quieres vivir una larga vida juntos y que el ejercicio puede ayudar enormemente en mantenerlo sano y en forma.

    Haz que sea divertido

  1. Agenda ejercicios con tu cónyuge. Reùnete con él en el parque para correr una milla o dar un paseo a paso ligero después de la cena juntos. Deja que elija las actividades siempre que sea posible para que se sienta en control.

  2. Regístrense para un retiro de yoga, clases de baile o un equipo deportivo que piensas que tu cònyuge va a disfrutar. Muéstrale que el ejercicio no tiene que ser día tras día en la caminadora o elíptica.

  3. Habla de los beneficios de membresía de un gimnasio para que sea más atractivo. Los televisores de pantalla grande, masajes descontados, entrenadores personales e instalaciones modernas de entrenamiento pueden ser un gran atractivo.

    Sé indirecta

  1. Dale a tu esposo un regalo relacionado con el ejercicio, como un DVD de ejercicios aeróbicos, un conjunto de bandas de resistencia o una sesión con un entrenador personal.

  2. Díle a tu esposo que el perro tiene que hacer más ejercicio, dos veces al día si es posible. Cómprale un reproductor de MP3 y una nueva correa y un collar de perro para que sea más fácil y divertido para tu cónyuge.

  3. Felicita a tu cónyuge. Dile que cuando estás en el gimnasio, realmente quisieras que él estuviera allí para ayudarte en lugar de un extraño. Dile que te encantaban sus pantorrillas tonificadas cuando empezaron a salir, o que te gustaría verlo con brazos esculpidos y fuertes.

Consejos y advertencias

  • Nunca menosprecies a tu cónyuge por su peso o inactividad.

Más galerías de fotos



Escrito por kate bradley | Traducido por lucia ayala