Cómo motivar a mi cliente a hacer cardio

Puede ser difícil reunir la energía para comenzar un entrenamiento de cardio y, si eres un entrenador personal, parte de tu trabajo es mantener al cliente motivado. Algunos clientes prácticamente no necesitan estímulo, mientras que con otros es una batalla ardua para asegurar que permanezcan encaminados hacia sus metas de salud. Un entrenador eficaz trata a cada cliente de forma distinta; lo que motiva a una persona no necesariamente funciona con otra.

Ofrece estímulo

Algunos buscan un entrenador personal porque les puede proporcionar el estímulo que tanto necesitan. Si tienes un cliente que entra en esta categoría, los comentarios de apoyo y los recordatorios son fundamentales. Por ejemplo, si un cliente con sobrepeso le teme a salir a correr, ofrécele aliento recordándole que el correr quema cientos de calorías y puede ser un paso clave hacia un cuerpo atlético y delgado. El estímulo puede tener lugar antes y durante el ejercicio, dependiendo del cliente, y puede usar a la persona misma como ejemplo. Si ella ya ha perdido 20 libras, no dudes en usar eso como aliento.

Comparte historias de éxito

Cuando un cliente debe enfrentar una cantidad significativa de trabajo para alcanzar sus metas de salud, es fácil que esas metas se sientan muy lejanas. Si tu cliente está luchando, ahonda en tus experiencias como entrenador y comparte historias de éxito acerca de clientes anteriores que usaron el entrenamiento de cardio para obtener resultados. Por ejemplo, si tu cliente actual desea perder 50 libras y lo desalienta la cantidad de tiempo que se requiere para ello, cita un ejemplo de un cliente pasado que haya perdido 75 libras mediante el compromiso con el régimen de entrenamiento.

Establece metas alcanzables

Meterse en un plan de entrenamiento sin fijar metas específicas puede ser un desafío, pero cuando le das a tu cliente objetivos concretos a corto y largo plazo, el progreso se hace más fácil de medir. Una meta a largo plazo podría ser perder 50 libras, pero al dividirla en varias metas más pequeñas el objetivo principal parece más alcanzable. Por ejemplo, sugiere intentar perder 1 a 2 libras por semana y explica cómo los ejercicios de cardio, tales como andar en bicicleta, trotar y el uso de diversas máquinas pueden quemar las calorías necesarias para crear un déficit de calorías. Llevar un registro del progreso del cliente también proporciona apoyo y motivación.

Sé positivo

Una de las cualidades clave que todos los entrenadores personales deberían ejemplificar es la positividad. Puede ser fácil para un cliente sentirse desmotivado, e incluso cuando estés algo decepcionado porque no cumplió con su tarea de ejercicios, tu trabajo es mantenerte positivo con ella. Muchos son extremadamente sensibles respecto a su peso o nivel de estado físico, y si te comportas como abusivo lo menos probable es que obtengas resultados positivos, a menos que tu cliente te haya pedido específicamente que mantengan ese tipo de relación cliente-entrenador.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por laura guilleron