Cómo motivar a los adolescentes en el deporte

Aunque a menudo se asume que los niños disfrutan naturalmente de los deportes, tu hijo adolescente podría no estar tan entusiasmado como piensas. Al igual que con cualquier otra actividad, no puedes obligarlo a que le gusten los deportes, incluso si tú eres fanático de ellos. Si quieres fomentar el amor por el deporte y la actividad física, necesitas darle mucho margen de maniobra y control sobre qué deportes juega y cómo los practica. Al dejar que él elija y luego elogiarlo adecuadamente, puedes motivar a tu hijo a que se comprometa realmente a la hora de practicar deportes.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Permite a tu hijo a elegir un deporte. Según el psicólogo Carl Pickhardt, Ph.D., en un artículo para "Psychology Today", la motivación intrínseca, o interna, de tu hijo adolescente es más poderosa que cualquier impulso o elogio que le des. No temas al ensayo y error; tu hijo podría intentar un deporte de equipo y encontrar que prefiere un deporte individual o viceversa.

  2. Evita presionar a tu hijo para que se desempeñe de una manera determinada. Tu hijo adolescente nunca debe sentir que tu amor y aprobación están supeditados a su éxito en los deportes. Según Podium Sports Journal, hacer estas cosas podría disuadirlo por completo de practicar un deporte.

  3. Elogia el esfuerzo de tu hijo, no el resultado. Aunque siempre es estupendo vencer, tu hijo podría sentirse estresado y desanimado si sólo te centras en ganar. En su lugar, expresa un elogio cuando observes a tu hijo practicando duro o comprometiéndose con su equipo. Estos son los aspectos más importantes en el deporte y notar el esfuerzo de tu hijo adolescente puede hacerlo motivar aún más.

  4. El President’s Council on Physical Fitness and Sport sugiere que le preguntes a tu hijo qué desea obtener con la práctica de deportes. Al establecer una meta alcanzable, como la mejora de su tiro libre, él tiene algo para trabajar y algo que celebrar cuando lo haya alcanzado. Esto centra su atención, por lo que estará más motivado para jugar.

  5. Participa como padre. Si tu hijo tiene pereza de practicar o dice que está demasiado ocupado o demasiado cansado, considera ofrecerte como entrenador asistente. Asegúrate de asistir a los entrenamientos y partidos. Es menos probable que tu hijo se escabulla si sabe que estás allí para apoyarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por joaquin manes rossi