Cómo motivar a tu adolescente académicamente

Criar adolescentes puede ser gratificante, impredecible y desafiante. Uno de los grandes retos puede ser que tu hijo mejore su desempeño académico. Muchos niños prefieren estar en cualquier otro lugar que en la escuela y no encuentran relevancia en las materias que toman. Si tu hijo entra en esta categoría o no está motivado para mejorar académicamente, necesitas encontrar maneras para despertar su interés para que pueda ver el beneficio de mejorar su desempeño en la escuela.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Enfatiza la importancia de un logro académico. Tú, los profesores, y otros probablemente ya le han dicho a tu adolescente qué tan importante es obtener buenas notas y tener éxito en la escuela. A medida que tu hijo avance la secundaria, concéntrate en cómo su historial académico lo seguirá a través de la universidad y el mundo laboral. Habla con tu hijo sin sermonear, pero asegúrate de que entienda que las opciones académicas que haga ahora lo afectarán en un futuro.

  2. Recuerda a tu adolescente que el éxito académico tendrá recompensas futuras. Cita ejemplos de personas que ambos conozcan de tu comunidad que sean exitosas debido a su arduo trabajo en la universidad. Investiga celebridades y músicos que tu hijo admire que hayan destacado en lo académico antes de volverse famosos y compártelo con tu hijo. Aunque tu no quieras darle a tu hijo falsas ilusiones, puedes ayudarlo a ver que obtener buenas notas no está "fuera de moda".

  3. Recompensa a tu hijo por sus buenas notas. Aunque tu quieres que él tenga un deseo intrínseco de mejorar su rendimiento académico, unas cuantas recompensas pueden ayudar a empujarlo en la dirección correcta. Dale cierta cantidad de dinero por cada A o B. Permite que salga una hora extra los fines de semana si pasa un examen. En lugar de castigos, ten un acuerdo con tu hijo de que él no recibirá dichas recompensas si obtiene buenas notas. Este método hace al adolescente responsable de sus decisiones en lugar de que tu seas un mal padre.

  4. Enlista la ayuda de otros adolescentes. Trabajar con otros adolescentes puede motivar a tu hijo a mejorar su rendimiento académico. Pregunta a otros padres si existen grupos de estudio al que pueda unirse tu hijo o haz que él le diga a sus amigos que asistan tu casa una vez por semana para una sesión de estudio. Puedes supervisar las reuniones en casa y pronto sabrás si un grupo externo es beneficioso para tu hijo cuando veas su próximo reporte.

  5. Ayuda a tu hijo a establecer metas académicas. El puede necesitar ayuda con esto al entrar a la secundaria donde las clases se vuelven más complejas. Si está teniendo problemas en matemáticas y constantemente reprueba, fija una meta de obtener una C al final del semestre. Ayúdale a conseguir la meta con un tutor o un grupo de estudio. Mantén metas realistas. Debes estar satisfecho con una C si eso es el reflejo de su esfuerzo.

  6. Felicita a tu hijo. A los adolescentes les gustan las recompensas, pero las palabras positivas son un motivador poderoso. Felicita incluso los esfuerzos pequeños que haga tu hijo como completar la tarea a tiempo o escoger estudiar un libro de texto en lugar de ver televisión.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hollowell | Traducido por karly silva