Motivación para el voleibol

Los equipos de voleibol necesitan jugadores motivados para encontrar el éxito en la cancha. Sin embargo, la motivación de un jugador puede disminuir en ocasiones durante la temporada. Como entrenador, la incorporación de varias actividades que impulsen la moral emocional puede aumentar las posibilidades de tu equipo para lograr sus objetivos.

Desgaste de motivación


Ropa deportiva que motive a tus jugadores.

Si tu equipo necesita apoyo fuera de la cancha, compra ropa deportiva que cuente con pensamientos motivacionales o que fomente el espíritu escolar. Tales artículos pueden incluir camisetas del equipo personalizadas con el número de cada jugador, el apellido en la espalda y un pensamiento de motivación en el frente. Otros elementos pueden ser sudaderas y pulseras de silicona. Estos pensamientos motivacionales pueden incluir "Piensa en grande y apunta alto" o "Haz primero la jugada, luego decide si es posible".

Sesiones de artesanía


Un equipo motivado lo refleja en la cancha.

Planifica una sesión en la que los jugadores puedan crear manualidades de voleibol para vender. Estas artesanías promueven a la escuela y el espíritu de equipo para motivar a los jugadores para el próximo partido. Además, la realización de artesanías permite que el equipo interactúe a nivel social, animando a los jugadores a conocerse mejor. Algunas ideas para estas manualidades puede incluir hacer carteles para promover el próximo parido y colgarlos alrededor de la escuela. Realiza una sesión de arte en la que cada miembro decora su propia camiseta con pintura, calcomanías de voleibol y frases que los motiven.

Adquiere novedades que motiven


¡Como olvidar ese partido!

Para evitar la falta de motivación cuando estés lejos del equipo, proporciona algunas novedades de motivación para tus jugadores. Estos artículos pueden ser carteles con frases de motivación e imágenes de jugadores de voleibol o de partidos importantes, pueden ser de bajo costo como calcomanías o imanes para los parachoques. Prueba dichos tales como "Si te metes con el voleibol, te metes conmigo" o "Comer, dormir y jugar voleibol. Refranes más serios incluyen “El liderazgo es acción, no una posición” y “Cree en ti mismo y otros seguirán”.

Otras actividades que no sean voleibol


Formar equipo es estar bien contigo mismo.

Lleva al equipo fuera de su entorno de voleibol a lugares en los que los jugadores pueden interactuar a nivel social y construir trabajo en equipo. Por ejemplo, puede ser ir con el equipo a comer pizza y ver una película, a un juego de bolos o de pistolas láser. Si lo haces, alientas al equipo para construir la química entre ellos y trabajar juntos como un equipo. Estas actividades deben reforzar que lo más importante de ser parte del equipo está en disfrutar de estar con ellos mismos y los lazos que han construido con los otros.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah thompson | Traducido por dennis de la barrera