Cómo montar una bicicleta para fortalecer las rodillas

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo y también la más susceptible a lesiones. En la rodilla también se encuentra el extremo inferior del fémur, el extremo superior de la tibia, la rótula y varios ligamentos grandes, todos los cuales ayudan a que la articulación se estabilice y absorben los golpes. Montar en bicicleta es eficaz en la rehabilitación y el fortalecimiento de la rodilla, ya que es de bajo impacto, no carga peso y el pedaleo es un movimiento controlado en una posición estable. Haz una terapia segura en la bicicleta para fortalecer y rehabilitar la rodilla.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Bicicleta estática reclinada
  • Bicicleta estática vertical
  • Bicicleta al aire libre

Instrucciones

  1. Comienza con una bicicleta estacionaria en el gimnasio. Ejercítate primero en la bicicleta reclinada, la bicicleta con pedales delante de ti, y luego progresa a la que tiene respaldo cuando tu rodilla se vuelva más fuerte. Se coloca mucho menos carga en la rodilla al usar una bicicleta reclinada que una posición vertical. Una vez que puedas montar fácilmente el decúbito sin dolor, sigue con la vertical.

  2. Coloca la silla a la altura correcta. Si está demasiado alta o baja puede ejercer presión sobre la rodilla y exacerbar el daño o la debilidad. La rodilla debe estar doblada en un ángulo de 5 a 10 grados en la parte inferior descendente. Una curva más grande significa que el asiento está demasiado bajo y una pierna recta es una indicación de que el asiento está demasiado alto.

  3. Mantén bajo el nivel de resistencia a la bicicleta reclinada e inmóvil. Una resistencia demasiado alta en el comienzo puede causar lesiones en una rodilla débil. Establece el nivel de resistencia para que sientas tracción y puedas completar una sesión de ciclismo de 30 minutos. Aumenta la resistencia en pequeñas cantidades cada semana, después de cada entrenamiento o como te ordene el médico.

Más galerías de fotos



Escrito por beth rifkin | Traducido por analia moranchel