Cómo montar una bicicleta fija para quemar grasa del vientre

La gente que busca la reducción de grasa corporal a menudo acuden a las sentadillas y abdominales. Estos ejercicios sirven un propósito, pero perder peso no es ese. Ellos formarán tus músculos abdominales y los harán más ajustados, pero no harán mucho por la capa de grasa que los cubre. Para verdaderamente perder este peso, necesitas hacer ejercicio cardiovascular. Una bicicleta estacionaria quema calorías en tu cuerpo completo, incluyendo tu vientre. También tienes que contraer tus abdominales para mantener una buena alineación.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Estira tu cuerpo dinámicamente antes de subirte a la bicicleta. Los estiramientos dinámicos son realizados en movimiento y harán que tu tejido conectivo se suelte para los próximos movimientos de ejercicio. Haz estiramientos como columpiar las piernas, alternar toques con los dedos de los pies, estocadas laterales, levantamientos de rodillas, rebotes de tobillo, dobleces de costado y rotaciones de tronco.

  2. Ajusta tu asiento a la altura apropiada. Siéntate en la bicicleta, coloca tus pies en los pedales y gira lentamente las bielas. Presta atención a tus rodillas. Mueve el asiento a la posición donde tu rodilla esté casi recta cuando gires las bielas.

  3. Comienza a pedalear para un calentamiento. Siéntate en el asiento, coloca tus manos en las barras del manubrio y comienza a pedalear. Comienza despacio y gradualmente incrementa tu velocidad por cinco minutos. Esto elevará lentamente la temperatura corporal de tu centro y además relajará tus músculos.

  4. Incrementa la velocidad de la intensidad de tu ejercicio. Pedalea lo suficientemente fuerte para que tu respiración se haga forzada y comiences a sudar. Mantén este paso por la duración de tu entrenamiento. El American College of Sports Medicine recomienda 60 a 90 minutos de cardio para perder peso. Divide tus sesiones en dos o tres episodios durante el día si no tienes tiempo de hacerlo todo al mismo tiempo.

  5. Incluye un intervalo de entrenamiento en tu ejercicio para incrementar tu intensidad. Cuanto más vigorosamente te ejercites, más calorías quemarás. Pedalea por 30 segundos a una velocidad muy rápida, después pedalea lento por 60 segundos. Alterna hacia adelante y hacia atrás por un entrenamiento completo o implementa sesiones de intervalo de 10 minutos en tus entrenamientos largos. Si haces intervalos durante tu entrenamiento completo, mantén el tiempo total de 30 a 45 minutos debido a la intensidad.

  6. Ejecuta una forma apropiada cuando montes bicicleta. Empuja los pedales con los pies con fuerza, mantén una postura erecta y no te inclines en las barras del manubrio. Mantén tu centro apretado durante tu entrenamiento y asegúrate de beber agua para mantenerte hidratado.

  7. Termina con un enfriamiento ligero. Haz tu enfriamiento al contrario de como hiciste tu calentamiento. Pedalea gradualmente más lento durante un marco de cinco minutos.

  8. Monta tu bicicleta a menudo para obtener mejores resultados. Ejercita por lo menos cuatro días a la semana y continua entrenando cada semana.

Consejos y advertencias

  • Las bicicletas fijas tienen un control de resistencia. Ponlo en marcha alta y mezclalo con pedaleo lento de una posición erguida con tus intervalos de ejercicio. Esto aún causará un alto gasto calórico debido al incremento del esfuerzo y también causará un mayor reclutamiento de los músculos con tus piernas y abdominales.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por esther guerrero