Cómo montar una bici después del parto

Después de haber dado a luz, conseguir que tu cuerpo vuelva a estar en forma puede ser lo primero en tu mente. Las actividades comunes después del parto incluyen caminar, estirarse y montar en bicicleta. Dependiendo del tipo de parto que tuviste, es posible que tengas que hacer ajustes a la forma en que andas en bicicleta cómodamente. Antes de comenzar cualquier tipo de actividad física, habla con tu médico. Es posible que desee que esperes hasta que tengas tu examen postparto, antes de hacer ejercicio de nuevo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Limita la actividad durante seis semanas después de un parto vaginal. Si tuviste cesárea, evita andar en bicicleta durante al menos ocho semanas hasta después del parto.

  2. Cambia tu asiento. Tu cuerpo cambia después del embarazo y el parto. Ajusta tu asiento descansando tus huesos de la cola en el centro del asiento. Los asientos demasiado anchos o estrechos pueden causar malestar durante tu viaje.

  3. Considera un asiento de hombre con una hendidura en el centro. Si has tenido una episiotomía, el diseño del asiento evita poner presión en tu trasero.

  4. Comienza lentamente. Pasea por intervalos cortos de 10 a 15 minutos. Llega hasta 30 minutos cinco días a la semana. El Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda 150 minutos por semana de formas moderadas de ejercicio aeróbico.

  5. Amortigua tu cola con espuma o gel de relleno. Coloca tubos o cojines de asiento en el asiento, para aliviar el dolor y el malestar que puedes sentir mientras andas en bicicleta postparto.

  6. Deja de andar en bicicleta si sientes algún dolor. Esto es especialmente importante si has recibido puntos de sutura durante el parto. Reventar los puntos de sutura en un paseo en bicicleta requiere una visita a tu médico.

Consejos y advertencias

  • Cuando el bebé tiene más de un año de edad, tráelo contigo en tu paseo en bicicleta usando un asiento de bicicleta de bebé o un remolque.

Más galerías de fotos



Escrito por heather topham wood | Traducido por lucia ayala