Mononucleosis en atletas

Más comúnmente llamada la "enfermedad del beso", la mononucleosis es un virus que puede causar fiebre, dolor de garganta, nodos linfáticos inflamados y un bazo crecido. La fatiga también es un síntoma común, lo que hace de este virus un potencial impedimento para los atletas. Debido al crecimiento esplénico, la práctica de deportes es peligrosa. El contacto físico o la presión puede causar una ruptura esplénica. Aunque puedas sentirte presionado para regresar a practicar tu deporte rápidamente, sigue los consejos de tu médico y espera a que tus síntomas hayan disminuido.

Conceptos básicos

Relacionada tanto a los virus del Epstein-Barr y al citomegalovirus, la mononucleosis (llamada informalmente "mono") se disemina por la saliva y el contacto directo. La infección puede desarrollarse a cualquier edad, pero afecta principalmente a los adolescentes entre los 15 y los 17 años de edad. La mono evoluciona lentamente y su periodo de incubación va de los 30 a los 50 días. Puedes sentir el inicio de fatiga, dolor de cabeza y dolor de garganta que empeora lentamente. Las amígdalas con frecuencia se inflaman y se cubren con una sustancia blancuzca amarillenta. Los nodos linfáticos de tu cuerpo, particularmente los de tu cuello y detrás de tu oreja, también se inflaman y pueden ser dolorosos al tacto.

Diagnóstico y tratamiento

Un examen de sangre determinará si tienes mono u otra infección. El diagnóstico es importante, especialmente para los atletas, para evitar complicaciones como una obstrucción de la vía aérea superior o una ruptura esplénica. Los síntomas de la mono varían con cada individuo, según Bryan W. Smith, M.D., Ph.D. Smith explica en su artículo "Infectious Mononucleosis" que puedes presentar síntomas de mononucleosis lo suficientemente graves como para necesitar hospitalización, mientras un amigo tuyo puede presentar sólo una fiebre leve y algo de fatiga. Como es un virus, la mono no responde a antibióticos, debe seguir su curso. Normalmente se recomienda reposo, líquidos y un medicamento antiinflamatorio para reducir la inflamación en los ganglios. Sin embargo, puedes llegar a necesitar antibióticos si te sobreinfectas con una faringitis o alguna otra infección.

Mononucleosis y el bazo

Aunque la fatiga, la fiebre y las amígdalas inflamadas pueden impactar de forma negativa la salud del atleta, el crecimiento del bazo es la principal barrera para regresar a la actividad normal. Aproximadamente 50 por ciento de los casos de mononucleosis causan crecimiento del bazo (esplenomegalia) en la segunda o tercera semana de enfermedad. Tu bazo, localizado en la porción superior izquierda de tu abdomen, funciona como un órgano de almacén y filtración de la sangre. Como tal, un daño a este órgano, sobre todo si está aumentado de tamaño, puede terminar en un sangrado interno masivo. Un estudio de noviembre de 2000 publicado en los "Archives of Family Medicine" dice que la ruptura esplénica es rara y ocurre sólo en el 0,1% de la población afectada. Sin embargo, se recomienda tomar precauciones y los atletas necesitan autorización de su médico antes de regresar a su actividad regular.

Regresando a la actividad

Aunque normalmente toma cuatro semanas que tu conteo de linfocitos, las células que atacan y matan a los patógenos invasores, en los exámenes de sangre regrese a lo normal, no se ha establecido un periodo de tiempo para que los enfermos de mononucleosis regresen a la actividad atlética. La vigilancia estrecha y un examen abdominal pueden ayudar a tu médico a determinar el progreso de tu enfermedad. La ruptura esplénica es una urgencia quirúrgica y es potencialmente fatal. Sin embargo, la ruptura esplénica no es la única preocupación de regresar al deporte. Los atletas que tuvieron fiebre y fatiga extrema pueden experimentar una disminución en la fuerza y resistencia cardiovascular. Volver a estar en forma es de suma importancia, pero debe lograrse de forma gradual para evitar forzar de más al cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por karly silva