Cómo monitorear a un adolescente que sigue escapándose

Cuando te diriges a la cama por la noche, es probable que estés tranquilo al saber que tu familia está a salvo bajo tu techo. Por supuesto, si tienes una adolescente rebelde, ella podría tener otros planes. Escaparse puede parecer una diversión inofensiva para ella, pero es un comportamiento peligroso, después de todo, significa que no sabes dónde está tu hija en la noche. Si bien exactamente no puedes encerrarla a en su habitación, puedes supervisar sus actividades para disuadirla de intentar escaparse.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Dile a tu hija que la has pillado escapándose. Si sabe que estás a la caza, podría ser menos propenso a tratar de salir de la casa después de que hayas ido a la cama. Es mejor sentarla y explicarle que escaparse es inaceptable. También puedes describir las consecuencias si el comportamiento continúa.

  2. Revisa su habitación durante toda la noche. Esto no tiene que interrumpir tu sueño por mucho tiempo. Simplemente pon el despertador para que suene algunas veces al azar en toda la noche, y luego mete la cabeza en la habitación de tu hija para asegurarte de que todavía está en la cama. Dile a tu hija que vas a hacer esto, así no se sentirá como si la estuvieras espiando.

  3. Supervisa el uso de la tecnología por parte de hija, sugiere el Centro para el control y prevención de enfermedades. El acceso a internet y un teléfono celular son privilegios que se pueden supervisar pidiendo ver los mensajes de tu hija e insistiendo en que "te acepte como amiga" en cualquier sitio de redes sociales que utiliza. Revisa sus páginas de redes sociales diariamente para ver si sus amigos están hablando de planes de fin de semana, y también pregúntale a tu hija acerca de sus planes. Al estar al frente de sus planes, podrías ser capaz de poner fin a los escapes incluso antes de que suceda.

  4. Instala un detector de movimiento fuera de tu casa, por donde sea más probable que la adolescente trate de escapar. Ya sea una luz o una alarma, sabrás exactamente cuándo tu hija está tratando de salir, y tendrías tiempo suficiente para detenerla y entrarla de vuelta. Ten en cuenta que tu hija probablemente aprenderá las diferentes ubicaciones de los sensores de movimiento y la forma de evitarlos, así que no son totalmente infalibles.

  5. Mantente en guardia; advierte Waybe Yankus, panelista de Education.com. Si tu hija realmente quiere escaparse, va a buscar las oportunidades, lo que significa que no puedes darte el lujo de dormir profundamente. Sin embargo, si mantienes las líneas de comunicación abiertas, es posible que llegues a un acuerdo que le impida querer escaparse, como darle un toque de queda más amplio, pero con consecuencias más graves si las rompe.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por erick montesdeoca