Monitor de la frecuencia cardíaca y Bodybugg

Si eres una persona a la que le gustan los números, un nuevo dispositivo tecnológico puede inspirarte a perder peso y ponerte en forma. El tipo de dispositivo que elijas dependerá de tu objetivo principal. Bodybugg es un dispositivo inalámbrico que utilizas en la parte superior del brazo y que lleva un registro de las calorías quemadas. Utilizarás el dispositivo todo el día y usarás el programa asociado para registrar las calorías consumidas. El monitor de la frecuencia cardíaca consiste de un reloj pulsera que se comunica con una banda que utilizas sobre el pecho durante el ejercicio. Algunos de los modelos de monitores de frecuencia cardíaca te detallan las calorías quemadas durante una actividad específica, pero el objetivo principal del dispositivo es medir el nivel de cansancio durante una sesión de ejercicios.

Tomar una decisión

Si tu objetivo principal es perder peso, Bodybugg es la mejor opción. Podrás especificar los objetivos para perder peso y registrar tu avance hacia ellos. El dispositivo, fabricado por Body Media, también te dice cuánto tiempo pasas en los modos intenso y moderado de ejercicio. Sin embargo, sólo puede indicar esto luego de hacer el ejercicio. El monitor de frecuencia cardíaca te da información acerca del nivel de intensidad en tiempo real. Una vez que determinas la frecuencia cardíaca máxima, realizarás un cálculo con una fórmula sencilla y restarás tu edad al número 220, y intentarás ejercitarte en un 55 al 70 por ciento del máximo a fin de alcanzar una intensidad moderada o en un 70 al 85 por ciento del máximo para una intensidad vigorosa. El monitor de frecuencia cardíaca puede ayudarte a determinar si estás ejercitándote a una intensidad adecuada para lograr tus objetivos. A pesar de que la información provista por el monitor de frecuencia cardíaca puede ser informativa respecto de la pérdida de peso, no te brinda un plan, registro de comidas o análisis diario completo del nivel de actividad.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por florencia prieto