El momento de la pubertad y el desarrollo Psicosocial

La adolescencia es un reto para todos. Los cambios de roles y expectativas, la búsqueda de una identidad personal y la preocupación por el futuro se combinan para crear intensos y cambiantes estados de ánimo. La pubertad trae una oleada de hormonas, los cambios en la autoimagen y los cambios en la forma en que los adolescentes son percibidos por los demás. Su sincronización es diferente para cada persona, y sin importar si la pubertad es precoz o tardía, tiene efectos tanto positivos como negativos sobre el desarrollo psicosocial.

Definiendo la Pubertad


En los niños y las niñas, la pubertad se define en términos generales como el desarrollo físico de la niñez a la edad adulta.

En los niños y las niñas, la pubertad se define en términos generales como el desarrollo físico de la niñez a la edad adulta. Según "los cambios fundamentales de la adolescencia" de McGraw Hill, el proceso se divide en cinco etapas de rápido crecimiento físico a través del desarrollo de las características sexuales primarias y secundarias. Las niñas experimentan la pubertad entre las edades de 7 y 13 y puede tomar de 1 1/2 a 6 años para completar el proceso. Los niños comienzan la pubertad entre las edades de 9 1/2 y 13 1/2 y toman de 2 a 5 años para madurar por completo.

Desarrollo psicosocial del adolescente


Según el psicólogo del desarrollo Erik Erikson, la fase de la adolescencia generalmente comienza alrededor de los 11 o 12 años de edad.

Según el psicólogo del desarrollo Erik Erikson, la fase de la adolescencia generalmente comienza alrededor de 11 o 12 años de edad. Sin embargo, algunos psicólogos posteriores han refinado este modelo para declarar que la fase de la adolescencia comienza en el inicio de la pubertad. La adolescencia es una época de lucha para definir una identidad, mientras que la fase anterior se centra en aprender a lidiar con la escuela y las demandas sociales. Los niños que experimentan la pubertad temprana puede tengan que lidiar con las dos fases de forma simultánea.

Efectos de la pubertad precoz


Los niños que experimentan la pubertad hacia la parte temprana del rango de edad tienen que aprender a hacer frente a su propia imagen, así como las nuevas expectativas de sus compañeros.

Los niños que experimentan la pubertad hacia la parte temprana del rango de edad tienen que aprender a hacer frente a su propia imagen, así como las nuevas expectativas de sus compañeros. Como las niñas maduran antes que los niños, la pubertad precoz en las niñas significa que son las más grandes y se ven más en edad que los niños de su clase. "Los cambios fundamentales de la adolescencia", muestra que las niñas que maduran temprano están en riesgo de dificultades de autoestima y son más propensas a participar en este tipo de comportamientos de riesgo como el consumo de alcohol y el uso de drogas. Incluso pueden ser menos propensas a cursar estudios avanzados en el futuro. Los padres pueden minimizar estos riesgos, ayudando a las niñas a desarrollar su autoestima, crear amistades positivas y mantener el interés en la escuela. Los muchachos de maduración temprana son muy populares en general y a menudo vistos como líderes. Sin embargo, estos niños también están en riesgo de involucrarse en conductas de riesgo. Ellos pueden ser más propensos a consumirse después de la secundaria, nunca alcanzando la altura de las altas expectativas que los padres, maestros y compañeros establecen para ellos. Al igual que las niñas, los niños precoces necesitan orientación de los padres y ayuda para establecer hábitos saludables de comportamiento.

Efectos de la pubertad tardía


Las niñas que experimentan la pubertad tardía parecen tener una ventaja. Sus compañeros suelen calificarlas como más atractivas y sociales que las niñas de maduración temprana.

Las niñas que experimentan la pubertad tardía parecen tener una ventaja. Sus compañeros suelen calificarlas como más atractivas y sociales que las niñas de maduración temprana. Las niñas que entran en la pubertad en la etapa final de la escala, sin embargo, pueden sufrir burlas y el acoso similar a la experimentada por las niñas al final de la primera etapa de la escala. Las niñas en maduración tardía suelen ser más seguras y más flexibles en las situaciones educativas y laborales en su futuro. Los muchachos en maduración tardía experimentan muchas de las mismas dificultades que las niñas de maduración temprana. Ellos tienden a lidiar con la autoestima y pueden sufrir agresiones o burlas. Después de este período inicial de dificultad, sin embargo, los niños tardíos tienden a desarrollar mayores niveles de curiosidad y logros que sus homólogos de maduración temprana. A menudo encuentran considerable éxito en la universidad y más allá, siguiendo un camino más lento pero mejor cuidado que los niños que maduran antes.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa fritscher | Traducido por adrian tobon