¿El moho oloroso en una casa es peligroso para un bebé?

Los mohos son muy comunes tanto en interiores como en exteriores. Algunos pueden causar problemas de salud, especialmente en personas que son sensibles a ellos, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los hongos pueden adherirse o crecer en muchas superficies en una casa, tales como zócalos cerca de las áreas donde los bebés gatean o juegan, y los bebés también pueden poner artículos mohosos en su boca.

Mohos en casa

Los mohos son más propensos a crecer en zonas húmedas, como baños y cocinas, o en áreas donde el agua tiene fugas. Sin embargo, otras fuentes de moho incluyen el refrigerador, las pilas de compost, la hierba cortada y zonas boscosas, por lo que un bebé que tiene resistencia al moho no puede reaccionar al moho dentro de la casa. Este se propaga por esporas, que pueden llegar por las corrientes de aire y entrar por las ventanas o puertas. La ropa al aire libre, los animales domésticos y los zapatos también pueden traer las esporas de moho en el interior de la casa. El crece en varias superficies, tales como pintura, papel, cartón, productos de madera, aislamiento, revestimiento y paneles de yeso.

Alergias, asma y mohos

Las reacciones alérgicas y problemas respiratorios se asocian consistentemente con el moho oloroso. Los bebés que tienen asma u otras enfermedades relacionadas con las alergias, como el eccema, son más propensos a ser sensibles al moho, indican los investigadores en un artículo publicado en la edición de octubre 2006 de “Annals of Allergy, Asthma and Immunology”. Los investigadores señalan el riesgo de moho era de seis veces mayor en los niños que eran sensibles a las sustancias alergénicas inhaladas. El ambiente interior húmedo en sí -lo que hace que el crecimiento de moho más probable- también puede causar síntomas respiratorios. Si piensas que los síntomas del niño están relacionados al moho, consulta al pediatra o médico de familia.

Eliminar moho

El moho puede verse como manchas de color sobre una superficie y podrías notar un olor a humedad. Las pequeñas áreas de crecimiento de moho pueden ser retiradas de la mayoría de las superficies con productos comerciales o una solución de lejía. El CDC recomienda no más de 1 taza de cloro en un galón de agua. Usa guantes de goma y gafas protectoras, abre puertas y ventanas para ventilar la zona y nunca mezcles cloro con amoníaco u otros productos de limpieza para el hogar. Las infecciones de moho extensas pueden requerir tratamiento profesional.

Lidiar con humedad

Si tienes moho en tu casa, es probable que también tengas un problema de humedad. Tendrás que hacer frente a dos cuestiones para evitar que el bebé tenga problemas relacionados con el moho. Instala un deshumidificador para evitar la acumulación de humedad. Ventila las áreas de ducha, cocina y lavandería. Fija las tuberías con fugas, ventanas o techos tan pronto como notes la fuga. Si experimentas inundaciones en la casa o tienes un derrame de agua, como una bañera o una lavadora desbordada, limpia y seca el área de inmediato. Es posible que necesites ayuda profesional por grandes daños causados ​​por inundaciones.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por georgina velázquez