Modificación de la conducta de niños con necesidades especiales

La modificación de la conducta a menudo es necesaria para los niños con necesidades especiales para ayudarles a comportarse de maneras más apropiadas y socialmente aceptables. Estos niños, dependiendo de su discapacidad, a menudo carecen del control físico o emocional necesario para participar en el aula regular. La falta de control también puede hacer más difícil el trabajo de los padres, ya que los niños con necesidades especiales pueden no responder a la disciplina que funciona con los demás niños en la casa. Implementar un plan de conducta ayuda a los padres a manejar la disciplina de su hijo con necesidades especiales de una forma que mejore la calidad de vida de todos los involucrados.

Rutina diaria estructurada

De acuerdo con el sitio de neurología pediátrica Childbrain.com, los niños con necesidades especiales requieren una rutina diaria estructurada. Esto es especialmente cierto para los niños que tienen trastornos del espectro autista. Una rutina diaria estructurada les ayuda a saber qué esperar y reduce el número de sorpresas o perturbaciones durante el día. Una rutina estructurada mantiene las emociones en equilibrio y reduce las posibilidades de un berrinche o una crisis emocional.

Manejo de la ira

Incluso el mejor de los planes de rutina estructurada ocasionalmente tiene una interrupción que puede provocar una ansiedad elevada en los niños con necesidades especiales. Tener listo un plan para el manejo de la ira o para el control de los berrinches elimina la incertidumbre acerca de qué se debe hacer en situaciones emocionalmente intensas. Un método de tres fases es recomendado por Childbrain.com. Primero debes lidiar inmediatamente con las conductas que pueden poner en peligro a tu hijo o a los demás. Usando la técnica de sujeción, coloca la espalda del niño contra tu pecho y enreda tus brazos alrededor suyo, sujetando sus piernas entre las tuyas. Sin soltarlo, continúa comunicándote con él para calmarlo. Segundo, trabaja las habilidades para sentarse, ayudando a tu hijo a aprender cómo estar sentado por periodos de tiempo para que pueda participar con sus compañeros en la escuela. Finalmente, afronta las conductas repetitivas o que causan distracción con un "alto" firme en cuanto ocurran, dirigiendo después la atención de tu hijo hacia conductas más apropiadas.

Comunicación apropiada

La comunicación apropiada y directa ayuda a los niños con necesidades especiales a entender lo que quieres que hagan para que puedan llevar a cabo una tarea. Usa instrucciones cortas y sencillas con pausas entre las palabras para que él tenga tiempo de procesar lo que estás diciendo. Trata de mantener contacto visual directo con él, y nunca te rías o sonrías ante conductas inapropiadas, ya que esto envía mensajes contradictorios a tu hijo. Como recomienda Childbrain.com, usar expresiones faciales exageradas ayuda a que tu hijo aprenda cómo se ven las expresiones emocionales apropiadas. Asegúrate de elogiar y recompensar todas las conductas apropiadas.

Cuidado individualizado

Vivir con un niño con necesidades especiales significa diseñar un método de cuidado que sea individualizado con base en las necesidades del niño. La disciplina para niños con necesidades especiales puede parecer diferente a la disciplina para otros niños en el hogar. Asegúrate de que tus otros hijos entiendan porque su hermano requiere un método diferente para reducir los conflictos respecto a las reglas y expectativas. Reúnete con maestros y administradores de la escuela para preparar un plan educativo individualizado para tu hijo que satisfaga sus necesidades y sea consistente con tus expectativas en casa. También se recomienda en Childbrain.com que los padres visiten el aula para asegurarse de que su hijo esté recibiendo lo que necesita para conseguir el éxito.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por alejandro cardiel