Modificación de la conducta de un niño con carácter fuerte o desafiante

Ayudar a los niños de carácter fuerte o desafiante puede ser uno de los trabajos más difíciles para un padre. Además de los problemas en casa, los padres pueden tener dificultades en público y con el niño en la escuela. Varios programas de modificación del comportamiento pueden ayudar a un niño desafiante a través de cambios basados en casa y escuela.

Trastorno desafiante de oposición

Los niños extremadamente desafiantes pueden ser diagnosticados con, trastorno desafiante de oposición (ODD por sus siglas en inglés) o trastorno de conducta, dependiendo de su edad y síntomas. Los niños con ODD muestran un patrón persistente de conducta no cooperativa, desafiante y hostil que interrumpe las actividades diarias. Cuando un niño muestra características de un trastorno de conducta o ODD, primero verifica que otros trastornos que pueden estar causando los comportamientos desafiantes: Estos incluyen trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastornos del humor o problemas de aprendizaje.

Entrenamiento para padres para ODD

Si la conducta desafiante del niño no se debe a otro trastorno, el primer paso para el tratamiento es proporcionar a los padres un programa de capacitación. Si es posible, ambos padres visitan las sesiones de terapia juntos para que el terapeuta y los padres puedan colaborar en un plan de comportamiento para ayudar al niño en todos los contextos donde se produce la conducta desafiante. Esto consiste en enseñar técnicas de crianza que se enfocan en las cualidades positivas de un niño en lugar de alimentar la atención a los aspectos negativos de los niños.

Crianza positiva

Muchos niños con ODD responden a los padres que proporcionan un feedback positivo para el niño y son un modelo de comportamiento adecuado. Los padres siempre deben construir sobre las conductas positivas del niño y alabarlo por su cooperación y buen comportamiento. Además, los padres deben establecer límites y consecuencias apropiados para la edad--y atenerse a las reglas, no importa cuántos berrinches haga el niño. Si el niño sigue actuando fuera de línea, el padre debe permanecer firme con las consecuencias sin entrar en una batalla con el niño.

Un acercamiento multidimensional

El comportamiento desafiante a temprana edad puede ser un precursor de futuros comportamientos criminales, delincuencia y drogadicción en la adolescencia y la edad adulta, según un estudio publicado en "Clinical Psychology Review" en 1993 que todavía citan los expertos en comportamiento infantil. El estudio meta-analítico, que se unió a 44 estudios similares--concluyó que el comportamiento antisocial de los niños provoca alteraciones en las familias, escuelas y comunidades y eventualmente involucra a las autoridades policiales. Desde el principio los padres deben abordar la enfermedad con un enfoque multidimensional, en el cual reciben un entrenamiento junto a otros individuos que se ocupan de las necesidades del niño en la escuela y la terapia. En terapia individual, el terapeuta y el niño usan las habilidades para resolver problemas de los niños y trabajan en el manejo de la ira. Además, los padres y maestros del niño deben idear un plan para garantizar que la escuela del niño establece límites y consecuencias y premia la conducta positiva.

Más galerías de fotos



Escrito por kenneth d. hartline | Traducido por mariana groning