Modificación de la conducta en adolescentes

Según la Enciclopedia de los Trastornos Mentales, la modificación del comportamiento es un método de tratamiento que reemplaza comportamientos indeseables por otros mejores a través de refuerzo positivo. Muchos padres se enfrentan a retos difíciles en la crianza de un hijo problemático. La modificación del comportamiento puede ayudar a cambiar la conducta de un adolescente y ayudarlo a tomar responsabilidad de sus propias acciones. Este método capacita a los padres con las habilidades que necesitan para ayudar a cambiar el comportamiento y las actitudes de sus hijos adolescentes.

Analiza la conducta

Uno de los primeros pasos para la modificación de la conducta en los adolescentes es analizar el comportamiento inadecuado y determinar la causa. Hazte preguntas como: "¿Qué ocurre justo antes de la conducta?" "¿Qué pasa durante el conflicto?" y "¿Cuáles son las consecuencias de la conducta?" Mediante el análisis de estas situaciones cuando se producen, puedes identificar comportamientos específicos que que desees cambiar en lugar de tratar de cambiar toda la situación a la vez. Según el especialista en modificación de conducta, Katie Basson, BA, MAT, es importante determinar el comportamiento específico que deseas modificar y tomar nota de éste. Elige un cambio de comportamiento que tenga una alta probabilidad de éxito. Observa cuándo y dónde se produce el comportamiento y todo lo que pienses que puede ser un desencadenante de esa conducta.

Describe el comportamiento

Describe el comportamiento que te gustaría que tu hijo cambie. Haz esto cuando ambos estén calmados y racionales, y no en la mitad de una discusión. Sé específico al describir la conducta y ten cuidado de no mezclarlo con el incidente que llevó a la conversación. Centrándote en el comportamiento específico permite que tu hijo sepa que no lo estás atacando como persona, pero que es un área específica que necesita trabajar, de acuerdo a Family Education.

Expón las expectativas claramente

Una vez que hayas identificado y descrito el comportamiento que deseas cambiar, es el momento de compartir algunas expectativas claras con tu hijo adolescente. Usa un lenguaje de fácil interpretación cuando estableces directrices para el cambio. Di algo como: "Anoche volviste más tarde de lo permitido. Nuestras reglas son que debes estar en casa a las 10:30 p.m. ¿entiendes lo que eso significa?" Deja que tu hijo adolescente te conteste y luego repite lo que has dicho, cambiando las palabras. "Lo que estás diciendo es que sabes que debes estar en casa a las 10:30p.m." A partir de ahí, puedes pasar a las consecuencias de sus acciones si opta por por no cumplir el horario de nuevo. No te enfoques en el argumento que tenías cuando llegó tarde, su tono de voz al hablar contigo o cualquier otra acción inadecuada que pudiera haber ocurrido. Concéntrate en el comportamiento que deseas cambiar, manteniendo tus expectativas claras.

Consecuencias consistentes

Un control consistente en las reglas y las consecuencias le permite a tu adolescente saber que hablas en serio. Una vez que hayas identificado un área inadecuada de comportamiento que quieres cambiar, haz un seguimiento de las reglas y las consecuencias en caso de que las viole, para lograr un verdadero cambio. Tu hijo adolescente va a poner a prueba tus límites. Ceder o mostrarte débil cuando tu hijo adolescente te desafía sólo conducirá a más malas decisiones y comportamientos inapropiados.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por sofia loffreda