Modales para el teléfono y la puerta para niños

Los niños de todas las edades aparentemente tienen un teléfono pegado al oído, y a veces es difícil hablar con ellos. Mientras los niños hablan con sus amigos, en lo que parece ser algún idioma extraterrestre, los modales tradicionales para el teléfono parecen ser cosa del pasado. Recuerda a tus hijos que no todas las llamadas son para él, no todas las llamadas van a ser contestadas por su amigo y no toda la gente que llega a la puerta de la casa viene a visitarlo a él. En otras palabras, tiene que aprender a saludar de manera respetuosa, tomar un mensaje telefónico correctamente y tener cuidado en la puerta y al teléfono. Además, no temas limitar su uso del teléfono. Es totalmente válido decirle, "No mensajes o llamadas durante las comidas".

Cortesía con el teléfono de la familia

Enséñales a ser respetuosos al usar la línea telefónica de la familia. Cuando contestan el teléfono, deben usar un saludo tradicional como "residencia de los Jones, habla Susie". Si esto parece muy anticuado, ajústalo con algo que sea más cómodo para tu familia, pero que siga siendo cortés, como, "familia Jones, habla Susie". Al hacer una llamada, los niños deben identificarse y preguntar educadamente por la persona con la que desean hablar. Enséñales a decir algo del estilo de, "Hola, habla Susie Jones. ¿Me puede comunicar con Becky por favor?". Haz juegos de rol para practicar los modales en el teléfono con tus hijos hasta que sientas que los han aprendido.

Balbuceos y mensajes

Recuerda a tus hijos hablar claramente, sin balbucear, cuando están al teléfono. Además, necesitan disminuir su velocidad a una normal, en vez de la velocidad de la luz a la que hablan con sus amigos, para que la persona al otro lado de la linea entienda lo que dicen. La claridad es importante en los mensajes; de hecho, una buena regla es no permitir que tus pequeños contesten el teléfono a menos que puedan entender y escribir un mensaje. Enséñales a decir, "Un momento, por favor", mientras van por ti, o a ofrecer tomar un mensaje si no estás disponible. Para mayor seguridad, enséñales a repetir el mensaje que les han dado a la persona que llamó, para asegurar que es correcto.

Knock, Knock

Enseña a los niños pequeños a no abrir la puerta a menos que sea un familiar o amigo cercano que conocen. Los niños más grandes pueden contestar a la puerta por si mismos, pero deben saber como tratar con un visita de manera cortés. Invitar a pasar a un visitante conocido de los padres, diciendo quien está en la puerta. Recuerda enseñarles a no dejar pasar a extraños, en vez de eso deben pedir al extraño que espere afuera educadamente mientras van por uno de los padres. Cuando tu hijo visita a alguien, asegúrate de enseñarle a no tocar el timbre o golpear la puerta repetidamente. Además, incluso si es la casa de un amigo, no deben entrar a menos de que se les invite.

La seguridad es primero

Los modales son importantes, pero la seguridad de tus hijos es fundamental. Mientras les enseñas los modales para contestar la puerta o el teléfono, enfatiza los aspectos de seguridad. Si están contestando el teléfono de casa, por ejemplo, enséñales a decir, "Mi mamá no esta disponible en éste momento", en lugar de decir "Mis padres no están en casa". Enséñales a nunca dar su nombre a un desconocido o abrirle la puerta. Por último, nunca deben de ir a casa de un desconocido sin estar acompañados de un adulto.

Más galerías de fotos



Escrito por molly thompson | Traducido por mariana groning