Mitos sobre la pérdida de grasa abdominal

Los mitos sobre la pérdida de grasa abdominal abundan en una cultura obsesionada con la delgadez, y la obtención de abdominales marcados. De manera desafortunada, existen quienes se aprovechan de la falta de información que rodea a la pérdida de grasa abdominal. La mejor manera de perder ese tipo de grasa es combinar un incremento en la ejercitación física con una nutrición sólida. Ten cuidado con estos mitos acerca de la grasa abdominal, y concéntrate en lo que de verdad importa para alcanzar tus metas de pérdida de peso.

Dispositivos abdominales


Evita las promesas infundadas de los dispositivos abdominales.

Casi todos los canales de televisión muestran publicidades de dispositivos abdominales que, de forma supuesta, eliminan la grasa abdominal casi sin esfuerzo. Fuera de los modelos profesionales que intentan demostrar la efectividad de estos productos, parece poco probable que alguien haya logrado alguna vez perder la grasa abdominal gracias a estos productos; lo cual, lamentablemente, pone al descubierto la ingenuidad y de la búsqueda de soluciones fáciles por parte de mucha gente.

Reducción localizada


Realiza ejercicios combinados con una dieta saludable.

Este mito afirma que si realizas cientos o miles de sentadillas y abdominales, obtendrás un torso definido. De acuerdo con Jeff Anderson, autor de "Combate la grasa" (“Combat the Fat”), investigaciones recientes pueden apoyar la reducción localizada de grasa abdominal. Sin embargo, esto ocurre sólo en una pequeña medida, cuando complementas el entrenamiento abdominal con ejercicios cardiovasculares, lo cual favorece que el organismo queme más grasa abdominal.

Sólo ejercicios


Entrena de manera razonable.

Son pocas las personas que logran perder grasa abdominal únicamente mediante ejercicios. Algunas creen que, si se ejercitan lo suficiente, pueden comer todo lo que quieran. Puede ser que esto sea verdad para los elegidos desde el punto de vista genético; de todos modos, la mayoría de las personas deben combinar entrenamiento físico con una dieta orientada a acelerar el metabolismo.

Ritmo cardíaco de alta intensidad


Reduce la intensidad cardiovascular al entrenarte.

Muchos afirman que sólo puedes quemar grasa corporal mediante ejercicios de alta intensidad cardiovascular. De todos modos, una intensidad elevada tiende a incrementar la cantidad de tejido muscular y los carbohidratos que se utilizan como combustible, de acuerdo al autor de los libros de entrenamiento más vendidos Jeff Anderson. Si reduces la intensidad cardiovascular a un nivel medio a bajo, podrás quemar más calorías directamente a partir de la grasa.

Bloqueo del cortisol


Concéntrate en una ejercitación adecuada.

Existen muchos productos que afirman que, sólo con bloquear la hormona del estrés cortisol, eliminarán la grasa abdominal. Si bien es verdad que un alto nivel de tensión aumenta la producción de cortisol, y hace que la grasa se queme de manera más lenta y aumente su almacenamiento, esto no significa que únicamente con disminuir el nivel de estrés puedas perder la grasa abdominal.

Dieta baja en carbohidratos


Controla la ingesta de carbohidratos.

Muchos aseguran que las dietas bajas en carbohidratos son el único medio para perder grasa abdominal de manera rápida y exitosa. Los autores de "Adelgazamiento extremo" (“Xtreme Lean”), Jonathan Lawson y Steve Holman, recomiendan un enfoque más moderado al respecto. Esto significa incorporar unos pocos carbohidratos, los suficientes como para usar una cantidad significativa de grasa corporal como energía, sin necesidad de eliminar por completo los carbohidratos de la dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew bennett | Traducido por sofia elvira rienti