Cómo hacer tú misma un moño elegante

Todo el mundo ha visto moños elegantes en la alfombra roja. Lucen elegantes y algunas veces muy complicados. Que estos moños luzcan difíciles de hacer no significa que no puedas recoger tú misma el cabello en un bonito moño. Todo lo que necesitas son unos cuantos minutos y unas cuantas herramientas para el cabello.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Elásticos
  • Horquillas
  • Suero suavizante (opcional)
  • Peine de cola larga
  • Cepillo

Instrucciones

    Moño trenzado

  1. Comienza creando una trenza, la que servirá para acentuar tu imagen, Toma secciones de cabello de 2 pulgadas (5 cm), comenzando en la línea del cabello, y trénzalas hacia la parte posterior de la cabeza. Sujeta latrenza en su lugar usando un elástico.

  2. Recoge el resto del cabello junto con la trenza formando una cola de caballo. Sujétala en su lugar con un elástico. Enrolla la cola de caballo, alrededor de la base de la cola de cabello a medida que formas el moño. Asegúralo en su lugar con unas cuantas horquillas o un broche decorativo.

  3. Si tienes cabello encrespado en la línea del cabello, aplica un poco de suero suavizante para mantener el cabello elegante y suave.

    Elegante moño a un lado

  1. Usa un peine de cola larga para dividir el cabello en la corona de la cabeza. Toma esta sección de cabello y usa un cepillo para peinar hacia atrás y añadir volumen. Cepilla un poco para lograr un estilo más sútil o cepilla mucho hacia atrás si prefieres el cabello voluminoso.

  2. Cepilla suavemente la sección con volumen de tal forma que la capa superior esté lisa y se mezcle con el resto del cabello.

  3. Recoge el cabello en una cola de caballo baja a un lado. Enróllala para formar un moño de la misma forma que al hacer el moño trenzado. Usa horquillas para asegurar al moño en su lugar.

Consejos y advertencias

  • Añade glamour instantáneo al moño aplicándote un labial rojo de tu elección. Hará que este estilo luzca incluso más elegante.

Más galerías de fotos



Escrito por pamela simmons | Traducido por ana maría guevara