¿Por qué mis pies se acalambran cuando hago ejercicios?

Los calambres de pies pueden ser una experiencia debilitante, particularmente si estás haciendo ejercicios que requieren que estés apoyado sobre tu pie entero. Quizás intentes dejar de hacer ejercicio, pero en muchos casos, los calambres se pueden prevenir tomando medidas precautorias. Sin embargo, si el calambre no se va más allá de tomar pasos preventivos, consulta a un médico para descartar cualquier problema médico subyacente.

Calambres

El calambre en el pie es causado por una contracción vigorosa involuntaria del músculo que no se calma. Los calambres leves duran sólo algunos segundos mientras que los más severos pueden durar varios minutos o más. Los calambres severos pueden ser doloroso y tus músculos se pueden fastidiar y formar un bulto debajo de la piel. Cualquiera puede tener un calambre de piem pero son relativamente comunes entre los atletas novatos y los más experimentados que están mucho tiempo sobre sus pies.

Causas

La razón por la que ocurren los calambres es desconocida, según la American Academy of Orthopaedic Surgeons, pero se han identificado varias causas como los probables sospechosos. Las afecciones comúnmente citadas que llevan a calambres incluyen fatiga muscular, falta de estiramiento adecuado, deshidratación y desequilibrio de electrolitos. Menos comúnmente, las medicaciones o algún trastorno médico subyacente son los culpables. Hacer ejercicio en un entorno caliente puede llevar a una excesiva sudoración, lo que contribuye a la deshidratación. Si no consigues la cantidad suficiente de electrolitos en tu dieta, particularmente sodio, potasio y magnesio, eso también puede contribuir a tener calambres de pie. Los zapatos que no ofrecen apoyo a tus arcos o que no te calzan bien también pueden contribuir al problema.

Tratamiento

Si tienes un calambre mientras estás haciendo ejercicio, deja de hacerlo y descansa. Quita tu calzado, si estás usando alguno, y estira y masajea tus pies hasta que los calambres se vayan. Beber agua o bebidas deportivas que estimulan los electrolitos también puede ayudar. La deficiencia de potasio es un problema común que lleva a tener calambre y comer una banana, que contiene altas cantidades de electrolitos puede ayudar a remediarlo. Si los calambres persisten después del ejercicio, aplica calor si los músculos están contraídos, y frío si te duelen o están sensibles.

Prevención

Para evitar los calambres de pie comienza bebiendo agua el día anterior al ejercicio vigoroso. Debe 1 a 3 tazas justo antes de comenzar tu ejercicio y mantente hidratado durante el ejercicio bebiendo pequeños sorbos de agua. Evita la hidratación completa hasta que hayas terminado el ejercicio. Come una dieta que contenga frutas y verduras de alto contenido mineral y toma un multivitamínico para asegurarte el suplemento de electrolitos correcto. Aliéntate antes de hacer ejercicios y estira suavemente tus pies. Según el University Foot and Ankle Institute, un estiramiento efectivo desde la parte de abajo de tus pies se realiza colocando los dedos de un pie contra una pared, manteniendo el resto del pie sobre el piso. Dobla tu rodilla hacia la pared, manteniéndola en línea con tu pie. Mantén el estiramiento por 30 segundos y luego repite el movimiento con el otro pie. Estirar los músculos de tus piernas, particularmente los de la pantorrilla, también ayuda. Si tus pies te duelen o estar fatigados, descansa y evita volver a hacer ejercicios hasta que estés completamente recuperado y el dolor se haya ido. Compra nuevos zapatos si los que tienes están viejos y gastados. Colocar plantillas u otros apoyos en tus zapatos puede ofrecer apoyo a tus arcos, disminuyendo la fatiga. Si continúas experimentando calambres de pie mientras haces ejercicio, más allá de tomar las medidas necesarias para prevenirlos, consulta con un médico. Conversa cualquier medicación que estés tomando para asegurarte que los calambres no sean un efecto secundario.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por aldana avale