Mis músculos de la espalda se endurecen cada vez que me ejercito

Escrito por nick patterson | Traducido por carlos alberto feruglio

La tensión muscular es un efecto secundario común del ejercicio. Hay muchas cosas diferentes que pueden causar que los músculos se contraigan, incluyendo la falta de estiramiento de antemano, los desequilibrios musculares y la mala postura. Todas estas causas pueden ser fácilmente tratadas haciendo pequeños cambios en tu rutina de ejercicios.

Estiramiento

El estiramiento es una de las maneras más fáciles de prevenir la rigidez muscular después de un entrenamiento. Un estudio realizado en 2009 por A.P. Marques encontró que elongar tres veces a la semana es suficiente para mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento en comparación con los sujetos que lo hacían una vez por semana. Otra gran manera de mejorar la flexibilidad es agregar yoga a tu programa de entrenamiento. El yoga ha demostrado mejorar la flexibilidad de la columna.

Desequilibrios musculares

Los músculos abdominales y bajos trabajan juntos para mantener tu fuerza en el tronco. Muchas personas tienden a trabajar en exceso los músculos abdominales y trabajar poco los músculos de la espalda baja. Cuando estos músculos no están igualmente trabajados, se crea un desequilibrio de aquellos alrededor de la pelvis y causan rigidez en la espalda baja. La pobre técnica de levantamiento y la mala postura también pueden llevar a desequilibrios musculares.

Puntos desencadenantes miofasciales

Los puntos desencadenantes miofasciales son puntos sensibles hiper-irritables en tus músculos. Se forman a partir de un traumatismo agudo y microtraumatismos repetitivos, pequeños desgarros en las fibras musculares al realizar constantemente la misma acción o ejercicio, y pueden causar dolor localizado persistente y disminución de la amplitud de movimiento. Esto se puede evitar asegurándote de descansar lo suficiente entre los entrenamientos y no trabajando los grupos musculares en exceso.

Tratamiento

Atiende todas las posibles causas de la tensión de los músculos para aliviar tu condición. El uso de una compresa caliente ayudará a aumentar la circulación en la zona y mejorar tu rango de movimiento. Los analgésicos tópicos pueden proporcionar alivio. Los terapeutas manuales tales como masajistas, quiroprácticos y fisioterapeutas también pueden ser capaces de ayudar con la tensión muscular. Siempre consulta con tu médico antes de comenzar un nuevo régimen de ejercicio o intentar cualquier opción de tratamiento.

Más galerías de fotos