Cómo hacer que mis lentes de esquí no se empañen

Las gafas de esquí tienen un valor incalculable cuando estás en la nieve: la protección de tus ojos contra el viento, la suciedad y el resplandor del sol. Pero el empañamiento es un problema común y puede convertirse en un peligro mientras estás esquiando. Ya que el empañamiento es el resultado de aire caliente y aire frío que se unen, mantener tus gafas claras requiere tomar medidas para reducir el contraste de temperaturas entre el aire exterior y la cara.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. No te pongas demasiada ropa. Añadir demasiadas capas puede hacer que tu cuerpo se caliente mientras estás esquiando. Cuanto más caliente la cara, más probable es que tus gafas tengan condensación ya que la diferencia de temperatura entre el aire exterior y tu piel será mayor. Usa sólo suficiente ropa para estar abrigado pero no para sudar al esquiar.

  2. Ponte tus gafas antes de salir. Esto hará que las gafas estén a la misma temperatura que el cuerpo, evitando así que se empañen. Una vez que están puestas, no te las quites hasta que hayas terminado de esquiar. Quitártelas permitirá que se enfríen, creando un contraste contra la cara caliente y causando empañamiento.

  3. Mantén los conductos de ventilación de las gafas abiertos. Evita el uso de polainas, que canalizan el aire caliente de tu cuerpo hasta debajo de las gafas. Revisa periódicamente la parte superior de tus gafas para despejar la nieve que se haya acumulado y pueden bloquear las aberturas superiores. El flujo de aire evita el empañamiento.

  4. Usa limpiadores y toallitas antiempañamiento cuando sea necesario si las gafas no son tratadas previamente. No uses limpiacristales para limpiar las gafas. Se puede eliminar la protección antiempañamiento de las lentes. En su lugar, limpia las gafas con agua corriente.

Consejos y advertencias

  • Si las gafas se desprenden durante el esquí, no las limpies. Déjalas secar boca abajo para evitar perturbar el tratamiento antiempañamiento en los cristales.

Más galerías de fotos



Escrito por tricia ross | Traducido por lucia ayala