Mis espinillas duelen cuando uso una cinta de correr

Correr en la cinta puede ayudar a quemar calorías, bajar de peso, mejorar tu salud cardiovascular y aumentar tu resistencia. También puede dar lugar a un dolor agudo en las espinillas con cada paso. Si no hay otras lesiones en esa zona, el dolor en las espinillas es generalmente el resultado de una conmoción. No tienes que dejar que esta lesión muy común interfiera con tu rutina de ejercicios, ya que hay algunos pasos que puedes seguir para aliviar el dolor y prevenir que vuelva a ocurrir.

Precisar el dolor

El dolor asociado con calambres en las piernas se produce en la parte inferior de la parte delantera de la pierna. Puede afectar a la espinilla, en el área entre el hueso y el músculo exterior que bordea el hueso de la espinilla. Este dolor puede ocurrir al reiniciar los ejercicios, ir y venir a lo largo de tu entrenamiento, y reaparecer con furia una vez que terminas de hacer ejercicios. Mientras que los calambres en las piernas pueden ser dolorosos, no se consideran una enfermedad grave. Sin embargo, si crees que tienes calambres en las piernas, haz que sean evaluados por tu médico, quien puede determinar si la causa de tu dolor es debido a los calambres o una lesión más grave.

Pisa suavemente

Las causas de calambres en las piernas en aquellos que corren en la cinta incluyen errores de entrenamiento y problemas biomecánicos. El dolor en la espinilla causado por errores de entrenamiento se produce cuando los músculos y los tendones de los tobillos quedan sobrecargados de trabajo y ya no pueden absorber eficientemente la fuerza del choque de tus pies golpeando la superficie que rueda. La falta de cojín en la cinta, los zapatos insolidarios, el comienzo de una rutina de ejercicios después de un largo periodo de inactividad y el aumento de la intensidad en tus entrenamientos sin el debido entrenamiento, todos pueden causar errores de entrenamiento que llevan a calambres en las piernas. Los problemas biomecánicos, como tener pies planos, pueden hacer que el tobillo y el pie rueden cuando corres. Esto hace que el músculo de la pierna se sobreestire, lo que provoca calambres dolorosos en las piernas.

Estira hacia fuera

Hay estiramientos que puedes hacer para tratar los calambres en las piernas y aliviar el dolor asociado. Para llevar a cabo el estiramiento sentado, siéntate en tus piernas con las puntas de los pies hacia abajo y las nalgas descansando sobre los talones. Presiona los talones suavemente para estirar las pantorrillas, mantén durante 30 segundos. Haz este ejercicio tres veces. Para el estiramiento "soleus", ponte de pie frente a la pared. Da un paso atrás con una pierna y dobla la rodilla manteniendo el talón en el suelo. Esto estirará la parte inferior de la pantorrilla y aliviará el dolor en la espinilla. Inclínate hacia delante para estirar el resto de la pantorrilla. Mantén la posición durante 30 segundos y repete tres veces.

Un poco de TLC

Tratamiento no debería detenerse en el estiramiento. Para aliviar aún más el dolor en la espinilla, deja de hacer ejercicio por lo menos de 48 a 72 horas para que los músculos y los tendones tengan un descanso. Coloca hielo en tus espinillas. Envuelve las espinillas para comprimirlas y reducir la hinchazón. Eleva las piernas para evitar el flujo de sangre en el área. Aplica calor y masajes a tu pierna. Para reducir el futuro dolor, usa plantillas para los zapatos que están diseñadas para absorber los golpes. Si tienes pronación de los pies, también conocido como pies planos, es posible que necesites plantillas especiales que proporcionen soporte para el arco y reducir la presión sobre los músculos de la pierna. También usa zapatos de apoyo, y no uses zapatos que sean demasiado viejos, ya que pueden perder sus propiedades de apoyo.

Más galerías de fotos



Escrito por brandi junious | Traducido por mariana nonino