¿Mis brazos aumentarán de tamaño si balanceo una almádena?

Una almádena puede ser usada como una herramienta para el entrenamiento de fuerza. Las clases de acondicionamiento físico están incorporando almádenas y neumáticos de tractor en un entrenamiento diseñado para mejorar tu fuerza, y potencia. Golpear un neumático con una almádena también puede ser una forma efectiva de aliviar el estrés y disminuir la agresividad.

Movimiento de corte

Los movimientos de corte con una almádena se asemejan a la acción de cortar madera. Cuando llevas a cabo dicho desplazamiento, mueves la almádena de una manera diagonal a lo largo de tu cuerpo, bien sea desde tu hombro derecho hacia tu pierna izquierda o desde tu hombro izquierdo hacia tu pierna derecha. En las clases de acondicionamiento físico se te pide que golpees un neumático grande al llegar a la fase final de este movimiento. Este ejercicio fortalece tu torso, glúteos, caderas, antebrazos y muñecas.

Antebrazos

Los antebrazos permanecen en una contracción constante durante los entrenamientos con almádena. Si esto no sucediera, no serías capaz de sostener la almádena. Esta contracción isométrica mejora la fuerza y el tamaño de tus antebrazos. Una almádena de mayor peso agotará esta sección del cuerpo más rápido, al mismo tiempo que también mejorará su tamaño.

Sección superior de los brazos

Tú eliges el ángulo con el cual balancear la almádena. Dicho ángulo puede formarse por encima de tu hombro, de tal forma que el brazo inferior se doble para bajar la almádena detrás de tu cuerpo. Cuando dicho brazo se enderece para levantar la herramienta, tu tríceps se contraerá. Debido a que los entrenamientos con almádena requieren un gran número de repeticiones, estarás llevando a cabo múltiples extensiones de tríceps para mejorar la fuerza de la sección superior de los brazos. Es importante llevar a cabo un número igual de movimientos de martilleo en el lado opuesto de tu cuerpo para un desarrollo muscular uniforme.

Entrenamiento

A medida que balancees la almádena, cambia de lado cada 10 o 15 golpes, de tal manera que utilices tus brazos uniformemente. Balancea la herramienta hacia los costados derecho e izquierdo de tu cuerpo. El tamaño de tus antebrazos incrementará con el tiempo por el empleo de los ejercicios de martilleo. A medida que el tamaño de tus brazos y tu fuerza mejoren, notarás una mejoría también en tu tiempo de reacción y serás capaz de completar más repeticiones de las que podías realizar previamente.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por jhonatan saldarriaga