Mini trampolín contra caminata a paso ligero

Tanto caminar como saltar en un trampolín quema calorías y mejora la circulación sanguínea y la salud de tu sistema cardiovascular. Pero caminar y rebotar, el ejercicio en un mini trampolín, afecta a tu cuerpo de diferentes maneras. Caminar es un ejercicio puramente aeróbico pero utilizar un mini trampolín te da beneficios adicionales.

Aeróbicos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan un mínimo de 150 minutos por semana de ejercicio aeróbico moderado. Caminar y saltar sobre una cama elástica puede causar un aumento en la respiración y la frecuencia cardíaca, lo que lo clasifica como el ejercicio aeróbico. Caminar a paso rápido en torno a 3,5 mph es el ejercicio moderado. El rebote que aumenta el ritmo respiratorio lo suficiente para que no se pueda cantar, pero se pueda hablar cómodamente es moderada intensidad también. El que te impide decir más que unas pocas palabras es un ejercicio vigoroso. Cada minuto de ejercicio vigoroso cuenta como dos minutos de ejercicio moderado.

Calorías

Caminar a paso rápido a un ritmo 3.5 mph quema alrededor de la misma cantidad de calorías que saltar en un trampolín. El número estimado de calorías que quemas se diferencia en el peso. Una persona de 130 libras quema alrededor de 224 calorías por hora caminando con brío, pero una de 180 libras quema alrededor de 311 calorías. Si pesas 130 libras saltar sobre una cama elástica quema alrededor de 207 calorías por hora y si pesas 180 libras vas a quemar alrededor de 286 calorías, según el sitio web de Nutri Estrategia. Sin embargo, el rebote a una mayor intensidad puede quemar significativamente más calorías.

Células

La acción de saltar con rebotes fortalece las células, según un artículo de CBS News publicado en febrero de 2009. El salto sujeta tu cuerpo a las fuerzas de aceleración y desaceleración alterna, además de la gravedad. Esto hace que las células respondan y se adapten al exceso de fuerza volviéndose más fuertes.

Fuerza

Caminar fortalece el corazón y los pulmones, pero el uso de un mini trampolín combina los beneficios del ejercicio aeróbico con el entrenamiento de fuerza, de acuerdo con el artículo de noticias CBS. En lugar de simplemente trabajar tu corazón, rebotar también fortalece y tonifica los músculos. El CDC recomienda dos días a la semana o más de las actividades de fortalecimiento muscular.

Linfa

Caminar y rebotar aumenta la circulación no sólo de la sangre, sino de linfa también. La linfa es parte del sistema linfático que libra tu cuerpo de toxinas y residuos. Saltar sobre una cama elástica es el método más eficaz para aumentar la circulación de la linfa, de acuerdo con un artículo sobre Babyboomer-Magazine.com publicado en septiembre de 2011. Un sistema linfático sano contribuye a un sistema inmunológico eficaz.

Huesos

Uno de los beneficios del ejercicio es mantener la densidad ósea. Poner énfasis en los huesos, obligándoles a soportar tu peso contra la gravedad se considera ejercicio de levantamiento de peso. Los ejercicios de carga fortalecen el esqueleto y aumentan la densidad de los huesos. Tanto caminar como los rebotes son actividades que soportan peso, pero caminar es de bajo impacto debido a que un pie siempre está tocando el suelo. Saltar sobre una cama elástica puede ser difícil si tienes problemas en las articulaciones.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por carlos alberto feruglio