Minerales que ayudan a bajar la presión sanguínea

La mayoría de los estadounidenses se verán obligados a controlar la hipertensión (presión arterial alta) o prehipertensión en algún momento de sus vidas. Los medicamentos pueden ayudar en casos graves, pero también hay formas naturales para reducir la presión arterial, como consumir alimentos que contengan determinados minerales útiles. También se pueden utilizar suplementos minerales, pero rara vez son necesarios si los pacientes se esfuerzan por obtener los minerales beneficiosos naturalmente con su dieta.

Potasio

Incluye frutas y vegetales ricos en potasio en tu dieta para tener más posibilidades de reducir tu presión arterial. Según Jackson Siegelbaum, gastroenterólogo clínico de Pennsylvania, el potasio funciona positivamente con cantidades moderadas de sodio para regular la presión arterial y las personas que consumen más potasio tienden a tener el nivel de presión sanguínea más bajo. El U.S. Department of Health and Human Services recomienda que los hombres y mujeres que estén siguiendo la dieta para la hipertensión o DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension) o esforzándose en reducir su presión sanguínea tomen al menos 4500 mg de potasio al día. Un plátano tiene cerca de 450 mg.

Magnesio

Come muchas hojas verdes, semillas, cereales integrales y proteínas magras para aumentar tu ingesta de magnesio. Las deficiencias de magnesio se han relacionado con la presión elevada y este mineral tiene el potencial de trabajar junto con el potasio y el calcio para bajarla. Las personas con hipertensión o prehipertensión deberían tratar de ingerir 600 mg d magnesio al día. El U.S. Department of Health and Human Services recomienda incluir brócoli, zanahorias, judías verdes, guisantes, calabaza, batatas, tomates y frutos secos en tu dieta para agregar magnesio. Una porción de 2 onzas de almendras contiene unos 150 mg de magnesio.

Calcio

Ingerir muy poco calcio está relacionado con presión alta y el U.S. Department of Health and Human Services recomienda a los que tengan hipertensión que aumenten gradualmente su ingesta de calcio incluyendo abundantes lácteos descremados o semidescremados en sus dietas. Escoger estos productos en vez de los lácteos enteros también puede ayudar a reducir el colesterol y las grasas saturadas, que a menudo están relacionados con la hipertensión. Un buen objetivo para las personas con hipertensión o prehipertensión es tomar al menos 1200 mg de calcio. La mayoría de las leches tienen 300 mg de calcio por taza y el yogur tiene más de 400 mg por taza.

Más galerías de fotos



Escrito por carly schuna | Traducido por frances criquet