¿Es la miel mala para la alimentación?

La miel es una alternativa natural del azúcar granulado. Puedes utilizarla para endulzar tu té o darle más sabor a tus alimentos horneados. Aunque el azúcar en cualquiera de sus formas, incluyendo la miel, puede generar aumento de peso si no se come con moderación, la miel no es mala para tu alimentación ya que ofrece un rango de vitaminas y minerales junto a otros beneficios de salud.

Nutrición

Una cucharada de miel contiene 64 calorías y no tiene grasas. También tiene 17 g de carbohidratos por porción, aunque no contribuye demasiado considerando los 225 a 325 g que tu cuerpo requiere cada día. A pesar de esto, la miel no es mala para ti, aunque necesitas complementar tu dieta con carbohidratos saludables para cumplir con tus necesidades. Hay maneras más nutritivas de agregarle dulce a las comidas, pero una porción de miel provee el uno por ciento de la ingesta diaria recomendada de manganeso y también pequeñas cantidades de vitamina C, folato, colina, betaína, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, selenio y fluoruro.

Pérdida de peso

Comer miel en lugar de azúcar puede ayudarte a perder peso. Un estudio publicado en enero de 2011 en el diario "Investigación de Nutrición" (“Nutrition Research”) indica que el consumo de miel puede disminuir las posibilidades de aumentar de peso disminuyendo la cantidad de alimento que comes. También puede tener un efecto positivo en los niveles de colesterol. Este estudio fue realizado sobre ratas, por lo tanto estos descubrimientos se necesitan confirmar en humanos.

Curación de heridas

Aplicar miel sobre heridas puede ser beneficioso. La evidencia disponible en la edición de enero de 2011 de "Patentes recientes de descubrimientos de drogas para inflamaciones y alergias" (“Recent Patents on Inflammation and Allergy Drug Discovery”) señala que una aplicación tópica de miel evita infecciones en las heridas. Un estudio en animales publicado en octubre de 2012 en el "Diario de cuidados de heridas" (“Journal of Wound Care”) sugiere que la miel aplicada en las heridas también puede estimular el crecimiento de vasos sanguíneos en las áreas afectadas, lo que acelera el tiempo de curación. Más estudios confirmarán no sólo si esto es aplicable a humanos, sino también las dosis más efectivas. Consulta a tu médico de cabecera antes de utilizar miel sobre heridas y laceraciones.

Antiinflamatoria

Comer miel reduce la inflamación general de tu cuerpo. Los investigadores que llevaron a cabo evaluaciones de laboratorio con miel sugieren que algunos tipos tienen un efecto antiinflamatorio generado por los compuestos fenólicos que incluyen ácidos elágicos, gálicos, caféicos y ferúlicos, según indica un estudio publicado en septiembre de 2010 de "Investigación de Nutrición" ("Nutrition Research"). Un estudio realizado en animales en junio de 2010 en el diario "Ciencias biomédicas complementarias y medicina alternativa" (“BMS Complementary and Alternative Medicine”) indica que los efectos antiinflamatorios de la miel pueden reducir efectivamente la retención de líquidos, aunque estos estudios necesitan determinar si la miel es útil para disminuir la inflamación en humanos. No comas miel como tratamiento para inflamaciones sin consultar primero con tu médico.

Control de diabetes

Cuando tienes diabetes, incluir miel a tu plan de comidas puede ayudarte a controlar tu enfermedad. Un estudio publicado en enero de 2010 en el "Diario internacional de investigación de vitaminas y nutrición" (“International Journal for Vitamin and Nutrition Research”) relaciona el consumo de miel con la respuesta hipoglucémica, que disminuye los niveles de azúcar en ratas y también afecciones renales. Se necesitan más estudios para corroborar que comer miel tiene el mismo efecto en humanos, por lo tanto habla con tu médico acerca de consumir miel si tienes diabetes.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki wolf | Traducido por azul benito