Miel y azúcar en la sangre

La miel a menudo se percibe como una alternativa más sana de edulcorante porque es más natural, como el jarabe de agave, melaza negra y jarabe de arce. Sin embargo, si comes azúcar refinada de mesa, azúcar, jarabe de maíz alto en fructosa refinado o miel, tu cuerpo reacciona de la misma manera. El azúcar es azúcar. Si tienes diabetes o tratas de mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control, puedes incluir pequeñas cantidades de miel en tu dieta, pero tienes que entender primero cómo puede influir en tus niveles de azúcar en la sangre y qué tamaño de porción es apropiado.

Miel

Dependiendo del tipo de flores utilizadas por las abejas para producir miel, el sabor y valor nutritivo de la miel pueden variar ligeramente. En promedio, una cucharadita de miel contiene aproximadamente 21 calorías y 5,8 g de carbohidratos, y una cucharada proporciona 64 calorías y 17,3 g de hidratos de carbono. Los carbohidratos comprenden almidón, azúcar y fibra, pero en el caso de miel, todos los carbohidratos son en forma de azúcar. La miel en realidad contiene más azúcar y carbohidratos por porción comparada con regular azúcar de mesa, que tiene 16 calorías y 4,2 g de carbohidratos por cucharada, y el jarabe de arce, que tiene 17 calorías y 4,5 g de carbohidratos por cucharada.

Carbohidratos y azúcar en la sangre

Los hidratos de carbono, a excepción de la fibra, pueden elevar tus niveles de azúcar en la sangre, independientemente de si vienen de la miel, pan, arroz, papas, dulces, frutas o azúcar de mesa. Si tienes un medidor de glucosa en la sangre, puedes hacer un experimento. Toma una cantidad específica de carbohidratos y controla tu azúcar en la sangre a intervalos determinados después de comer y verás que los carbohidratos que comes se convierten en azúcar y una vez absorbidos en el torrente sanguíneo, los alimentos que contienen carbohidratos elevan tus niveles de azúcar en la sangre. Si no tienes diabetes, tu cuerpo generará una rápida liberación de insulina para evitar que tus niveles de azúcar en la sangre aumenten demasiado, pero si tienes diabetes, estos pueden ir más allá del límite superior del rango deseable para tus niveles de azúcar en la sangre.

Índice glicémico

El índice glucémico, o GI, es una herramienta útil para estimar cuán rápido los hidratos de carbono son convertidos en azúcar y absorbidos en el torrente sanguíneo. El GI oscila entre 0 y 100 y mientras más alto el valor de GI, más agudo aumento los niveles de azúcar en la sangre. La miel tiene un valor bajo a medio de GI, variando entre 35 y 58, dependiendo del tipo de miel. Como base de comparación, el GI del azúcar de mesa tiene un valor medio de 60, el pan blanco tiene un GI de 70 y la glucosa o dextrosa pura, tiene un GI de 100. Por lo tanto, la miel se asocia con un aumento más lento y más pequeño en los niveles de azúcar en la sangre en comparación con el azúcar de mesa, pan blanco y la glucosa pura.

Miel en tu dieta

Como cualquier otro edulcorante, la miel debe usarse con moderación en tu dieta. Aunque la miel tiene un valor relativamente bajo de GI, comer una gran cantidad de miel puede significativamente aumentar tus niveles de azúcar en la sangre y hacer que excedas el rango deseable. Por ejemplo, intenta usar aproximadamente 1/2 cucharadita de miel para endulzar suavemente tu té, yogur, tazón de avena cortada o batido. Si usas miel para hornear, intenta usar la mitad o incluso un tercio de la cantidad requerida en la receta para reducir tu consumo de carbohidratos y azúcar, y mantener tus niveles de azúcar en la sangre más estables.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por paulina illanes amenábar