Microdermoabrasión para las arrugas

La microdermoabrasión es un procedimiento seguro, no químico, levemente invasivo estético que genera una modesta mejoría en la apariencia de líneas finas y arrugas. A diferencia de los tratamientos más invasivos tales como un peeling químico o dermoabrasión, la microdermoabrasión se puede completar en menos de una hora, no causa ningún tiempo de inactividad y produce sólo leves, efectos secundarios, si es que hubiesen. Por esta razón, se le llama a veces como "cáscaras de la hora del almuerzo".

Anatomía de un arruga

A la mitad de los 20, el proceso natural de envejecimiento comienza a alterar la capacidad de la piel para renovarse. La producción de colágeno, las fibras de proteína que dan a la piel su soporte estructural, comienza a disminuir. La elastina, proteína que da a la piel su elasticidad y flexibilidad, también comienza a deteriorarse. El desglose de estos elementos de soporte permiten que se formen arrugas. Además, las fuerzas externas tales como la exposición a la luz UV, el fumar y las expresiones faciales repetitivas pueden contribuir y acelerar las fuerzas intrínsecas, biológicas que causan el envejecimiento de la piel.

Procedimiento de microdermoabrasíon

Para llevar a cabo el procedimiento de microdermoabrasión, tu dermatólogo utiliza una herramienta especial que dispara cristales de óxido de aluminio en la superficie de la piel. Este proceso afloja las células muertas de la piel que forman el estrato córneo, la capa más superficial de la epidermis. La herramienta también tiene un componente de succión que aspira los cristales y las células de la piel sueltas. Para obtener los mejores resultados, la American Academy of Dermatologists recomienda que este procedimiento debe repetirse cada semana o cada dos semanas.

Efectos en la piel

Este procedimiento elimina esencialmente el estrato córneo, revelando las células de la piel más jóvenes y saludables que están por debajo. Sin embargo, debido a que la microdermoabrasión no alcanza la dermis, el nivel inferior de la piel, es poco probable que produzca grandes cambios en las arrugas profundas. Después de un uso repetido, algunos pacientes notan una mejoría sutil en la aparición de arrugas poco profundas, tales como las que están en la esquina de los ojos. El procedimiento provoca que la piel produzca más colágeno, lo que puede ralentizar el desarrollo de líneas más marcadas. Además, los tratamientos de microdermabrasión mejoran los beneficios de los medicamentos anti-arrugas tópicos ya que les permite penetrar más fácilmente la piel.

Un enfoque agresivo

Utilizar una sustancia más abrasiva durante un tratamiento de microdermabrasión puede generar mejores resultados antiarrugas. Un estudio del 2009 realizado por el Dr. Darío J. Karimipour de la University of Michigan encontró que el uso de una herramienta de corcel de grano durante el procedimiento estimula la producción de una mayor cantidad de colágeno en la piel. La abrasión añadida inflige una mayor lesión a la piel con una varita de grano medio, que induce una respuesta reparadora mayor en la piel. "Esta investigación nos da la base para creer que la microdermabrasión agresiva podría resultar en efectos beneficiosos como los que vemos en otros procedimientos más agresivos, como el rejuvenecimiento con láser", dijo Karimipour. Su estudio fue publicado en la edición de octubre del 2009 de la revista Archives of Dermatology.

Efectos secundarios

Informa a tu dermatólogo antes de comenzar el tratamiento si has tenido una cirugía cosmética o eres propenso a las cicatrices, ya que estas situaciones pueden aumentar la posibilidad de efectos secundarios. Además, si has tomado la isotretinoína, tu médico te puede aconsejar que esperes seis meses antes de iniciar un procedimiento de microdermabrasión. Después de la sesión de microdermoabrasión, puedes experimentar un ligero enrojecimiento o hinchazón de la zona tratada. Esta condición debería disminuir dentro de 24 horas. La piel también será más sensible al sol, por lo que el uso de un protector solar adecuado es aconsejable.

Más galerías de fotos



Escrito por claire mcadams | Traducido por verónica sánchez fang