Métodos naturales para concebir si sufres de síndrome de ovario poliquístico

Quedar embaraza si sufres de síndrome de ovario poliquístico, más conocido como PCOS por sus siglas en inglés, puede ser un desafío. PCOS, que afecta entre un 5 y un 10 por ciento de mujeres en edad fértil, según un artículo publicado en marzo de 2008 en "Fertilidad y Esterilidad", afecta la producción de hormonas esenciales para la concepción. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomienda realizar cambios en el estilo de vida como la principal terapia para tratar la infertilidad asociada con PCOS.

Efectos de PCOS sobre la fertilidad

Si sufres de PCOS, tienes un exceso de hormonas masculinas, denominadas andrógenos. Si bien los ovarios de las mujeres producen andrógenos, el exceso de estas hormonas altera el equilibrio de otras hormonas reproductivas, como el estrógeno y la hormona luteinizante. Estas hormonas son necesarias para el desarrollo y la maduración de un óvulo todos los meses. No podrás quedar embarazada si no se produce y se libera un óvulo maduro del ovario. La anovulación, una de las características del PCOS, es la causa más común de infertilidad, según indica el libro de texto "Efectividad de Tecnología de Reproducción Asistida". Las mujeres que no ovulan tienen ciclos menstruales irregulares o ausentes.

Pérdida de peso

La pérdida de peso es la principal terapia para tratar la infertilidad relacionada con PCOS. Aproximadamente el 50 por ciento de las mujeres que sufren de PCOS luchan con el sobrepeso o la obesidad, según se informa en una revisión de esta afección publicada en julio de 2012, en "Publicación Internacional de Obesidad". El exceso de peso causa mayor problemas de fertilidad en mujeres con PCOS, porque el tejido graso adicional promueve la resistencia a la insulina, que a su vez fomenta la producción de andrógenos en exceso. Las mujeres obesas que sufren de PCOS tienen mayores niveles de andrógenos que las mujeres con PCOS sin obesidad. Perder tan sólo el 5 por ciento de tu peso corporal puede inducir la ovulación e incrementar las posibilidades de quedar embarazada, según un informe de consenso publicado en la edición de febrero de 2008, de "Fertilidad y esterilidad".

Dieta

Bajar de peso es un paso positivo, pero realizar cambios en tu dieta y consumir de forma en que puedas controlar los niveles de glucosa en la sangre también cumplen un rol fundamental en mejorar los síntomas de PCOS y regular tu ciclo menstrual. Una dieta que haga hincapié en los hidratos de carbono con un índice glucémico bajo puede beneficiar a las mujeres que sufren de PCOS. Los alimentos con índice glucémico bajo tardan más tiempo en descomponerse y en ser digeridos, de modo que mantienen los niveles de glucosa en sangre estables por más tiempo. Los azúcares simples tienden a situarse en los primeros lugares de la escala de índice glucémico, mientras que los alimentos con abundante fibra y otros carbohidratos complejos cuentan con índice glucémicos bajos. Un estudio publicado en mayo de 2010 en la "Publicación Estadounidense de Nutrición Clínica" demostró que el 95 por ciento de las mujeres con PCOS que consumieron una dieta con índice glucémico bajo experimentó una mejora en la regulación de los ciclos menstruales, en comparación con el 63 por ciento del grupo que consumió una dieta saludable convencional. Consulta a tu médico acerca de los posibles beneficios de consumir una dieta con un índice glucémico bajo.

Ejercicios

Realizar ejercicios físicos de manera regular es otro paso positivo que puede tomar una mujer que sufre de PCOS para incrementar sus chances de quedar embarazada. El ejercicio es clave porque ayuda a la mujer a perder peso y mantener su peso adecuado, situación que contribuye con la regulación de las hormonas y la disminución de los síntomas que generan infertilidad, como la anovulación. Antes de comenzar un programa de entrenamiento ten en cuenta las limitaciones físicas o los problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares que sufras. Siempre consulta a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios nuevo

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por vanesa sedeño