Métodos de masaje facial

Los doctores de la Mayo Clinic reportan que al aplicar técnicas de masaje a ti mismo, puedes aliviar el estrés, relajarte, reducir la ansiedad y consentirte sin tener que pagarle a un masajista. El auto-masaje se llama Dao yin, parte de la rama qi gong de los métodos de sanación chinos. Las técnicas de masaje facial pueden ayudar a aliviar dolores de cabeza producto de la tensión y otros dolores faciales, así como estimular el sistema inmunológico. Para evitar extender las bacterias y la suciedad, limpia tu cara y manos antes de frotar tus dedos y palmas sobre tu rostro.

Palmear los ojos

Palmear los ojos es una forma de masaje facial que no requiere frotar. Es similar al reiki y otros métodos de masaje de energía. El tratamiento es una herramienta útil para aquellos que prefieren no estirar la sensible piel del rostro, lo cual puede causar arrugas. Para palmear los ojos, frota ambas manos entre sí para calentarlas un poco. Descansa las palmas sobre tus ojos abiertos. Mantenlas ahí por unos 30 segundos.

Lavar la cara

Puedes deshacerte de la tensión de tu cara y cabeza con una técnica de masaje llamada lavar la cara. De nuevo, frota vigorosamente las palmas de tus manos entre sí para generar calor. Entonces coloca ambas palmas en tu frente y presiónalas gentilmente contra tu rostro. Desliza las manos sobre la cara hasta que las puntas de tus dedos toquen el final de tu barbilla. Mueve las manos en forma circular sobre los extremos de tu rostro como si estuvieras lavándolo y tus palmas terminen en tu frente de nuevo. Repite dos o tres veces para alcanzar la máxima relajación.

Estimulación

Estimula tu rostro con movimientos de masaje más vigorosos, destinados a aumentar la circulación. Los métodos de masaje de estimulación pueden ayudar a revivir la piel cansada, a mantener una piel clara y saludable al incrementar el flujo sanguíneo y energetizarte por un par de horas. Con tu mano en un puño suelto, usa el dorso para rodar tus nudillos sobre tu cara. Comienza cerca del final de tu barbilla y dirígete hacia tus mejillas, sienes y frente. Estimula la sensible piel alrededor de los ojos al presionar gentilmente tus cejas con tus dedos pulgares e índices. Comienza al centro de tus cejas y continúa hacia afuera.

Golpes

Comienza con golpes sobre tu frente con tus manos estiradas frente a tu cara y los dedos unidos. Frota tu mano derecha desde el lado izquierdo de tu frente hacia el lado derecho. Usa tu mano izquierda para hacerlo al reverso, moviendo tu cabeza gentilmente de un lado hacia otro mientras golpeas. Repite 10 veces de cada lado, después mueve tus manos hacia abajo y repite el proceso sobre tu boca. Entonces, forma dos puños y coloca tus pulgares a cada lado de tus ojos. Arrastra tus nudillos sobre las cejas, permitiendo que tus pulgares anclen tus manos. Da 10 golpes. Haz que los movimientos sean más suaves aplicando ligeramente aceite para masajes en tus manos.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por karla m. gonzález