Métodos para evaluar la presencia de cáncer o pólipos en el cólon

Generalidades

En los Estados Unidos, el cáncer de colon afecta por igual a hombres y mujeres.

En los Estados Unidos, el cáncer de colon afecta por igual a hombres y mujeres. Es el tercer tipo de cáncer más común y la segunda principal causa de muertes por cáncer en ambos sexos. Las directrices nacionales recomiendan que, a partir de los 50 años, todos los hombres y mujeres se sometan a estudios para la detección de cáncer de colon, incluso aunque no presenten síntomas ni tengan antecedentes familiares de éste mal.

Tu médico puede recomendarte diferentes opciones de tratamiento en caso de presentar signos o síntomas.

Los investigadores creen que los pólipos de colon son precursores del cáncer de colon. Por esa razón, la detección y remoción de los pólipos puede disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad. Los actuales métodos de detección incluyen la colonoscopia, el enema de bario con doble contraste o DCBE (por sus siglas en inglés) y la sigmoidoscopia flexible combinada con pruebas de sangre oculta en heces.

La colonoscopia se considera como el estudio clave para la detección de pólipos. El procedimiento consiste en pasar de una cámara flexible a través de un colon limpio, lo que permite al médico visualizar todo su revestimiento. La ventaja de la colonoscopia es que permite que los pólipos de colon o las lesiones sean retiradas y se examinen con un microscopio. Generalmente, este procedimiento se realiza mientras el paciente está sedado.

Durante un enema de bario con doble contraste, el médico coloca un pequeño tubo en el recto y llena el colon con aire y bario, lo que pone en relieve la zona para permitir la obtención de una placa de rayos X. Los pólipos u otras irregularidades aparecerán en las radiografías. La desventaja de este procedimiento es que puede pasar por alto lesiones pequeñas. Además, de encontrarse una lesión, el paciente deberá volver a limpiarse el colon para someterse a una colonoscopia.

La sigmoidoscopia flexible es un procedimiento de consultorio en el que se pasa una cámara flexible a través del recto hasta el colon izquierdo, a lo largo de una extensión de aproximadamente dos pies. No requiere de sedación y es un método seguro. Si bien permite una evaluación adecuada de la parte del colon que es capaz de alcanzar, pasa por alto pólipos y lesiones que están más allá de su alcance.

El análisis de sangre oculta en las heces identifica la presencia de sangre en una serie de muestras de heces. Los pólipos y el cáncer de colon a menudo implican un ligero sangrado en la materia fecal. Esta prueba, capaz de identificarlo, es fácil y de bajo costo, pero se trata sólamente de una herramienta de detección. Si la prueba resulta positiva, deberá ser seguida de una colonoscopia que identifique la localización de los pólipos y, posiblemente, realice el tratamiento de la fuente. Para la detección de pólipos y cáncer, debe ser combinado con una sigmoidoscopia flexible y, aun así, muchas lesiones pueden ser pasadas por alto. La colonoscopia es la mejor herramienta cuando es utilizada como indican las directrices nacionales.

Tu médico puede recomendarte diferentes opciones de tratamiento en caso de presentar signos o síntomas, o de tener un historial familiar de cáncer de colon. Con frecuencia la detección queda determinada por la clase de cribado que se realice y por los resultados de las pruebas iniciales.

Descargo de responsabilidad

El Dr. Hoffman no respalda ningún producto que forme parte de este sitio web.

El Dr. Hoffman no respalda ningún producto que forme parte de este sitio web.

Foto: work image by nutech21 from Fotolia.com

Más galerías de fotos



Escrito por gary h. hoffman m.d.
Traducido por guido grimann