¿Tu metabolismo se ralentiza cuando estás enfermo?

El metabolismo del cuerpo involucra a todos los procesos químicos y biológicos necesarios para convertir los alimentos en energía. Esto significa que incluye a la digestión, la excreción, la circulación sanguínea, regulación de la temperatura, la respiración, la producción de hormonas, la función muscular, la reparación celular y el crecimiento de nuevas células. Cuando te enfermas, tu metabolismo no se ralentiza, en realidad se acelera para combatir a las enfermedades.

Fiebre

Tu temperatura corporal varía ligeramente dependiendo de la hora del día y la actividad, pero los médicos consideran que una temperatura normal es de 98,6 grados Fahrenheit. Tu cuerpo regula la temperatura mediante el aumento o disminución de la producción de sudor, lo que envía señales a tu cerebro para que busque un ambiente distinto. Cuando te enfermas por la invasión de un virus o una bacteria, las células del sistema inmunológico producen anticuerpos para combatir al invasor extranjero. Este aumento de actividad hace que tu temperatura aumente, lo que te causará fiebre, o sea alrededor de 100,4 grados Fahrenheit o más.

Beneficios de la fiebre

Un artículo en la edición de junio de 2001 de la revista "Pediatrics", informó que la fiebre es la razón más común para que los padres busquen atención médica. Se presenta como un mecanismo de defensa natural y en la mayoría de los casos tiene un propósito importante. La invasión de una sustancia extraña hace que tu metabolismo y tu temperatura aumenten para crear un ambiente inhóspito para el invasor extranjero. Las bacterias y los virus prosperan, crecen y se multiplican a las temperaturas normales del cuerpo, pero no pueden sobrevivir con temperaturas más altas.

Metabolismo de la glucosa

Los hidratos de carbono consisten en moléculas de azúcar unidas entre sí. Tu cuerpo los descompone en moléculas individuales y las convierte en glucosa, también conocida como azúcar en la sangre, que sirve como la principal fuente de energía para las células. Después de comer, tu nivel de glucosa en la sangre aumenta, lo que hace que el páncreas produzca la hormona insulina, que se une a los receptores especiales en las células, lo que permite que absorban y utilicen la glucosa. En condiciones de estrés, como cuando estás enfermo, tu cuerpo aumenta la tasa de producción de glucosa, lo que contribuye a un aumento en el metabolismo.

Metabolismo lento

Aunque las enfermedades causadas por infecciones virales o bacterianas pueden causar que tu metabolismo aumente, un metabolismo lento puede ser un signo de enfermedad también. Estos síntomas incluyen fatiga, estreñimiento, sensibilidad al frío, calambres musculares, irritabilidad y aumento de peso. Si experimentas estos síntomas, pide consejo a tu médico. Un metabolismo lento puede ocurrir como resultado de condiciones de la tiroides como el hipotiroidismo, la diabetes y el desequilibrio hormonal.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie chandler | Traducido por barbara obregon