Meseta en la pérdida de peso

Has estado entrenando y comiendo bien, pero la balanza no se mueve. Por semanas, o incluso meses, obtienes siempre la misma imagen en la pantalla y te frustras. Te encuentras en la meseta de la pérdida de peso, un período frustrante, pero normal en el que la pérdida de peso se enlentece o se detiene del todo. Con algunas modificaciones a tu dieta y tus hábitos de ejercicios, deberías ser capaz de hacer que la balanza se ponga en movimiento nuevamente.

Acerca de las mesetas

Las mesetas son parte inevitable de cualquier plan para perder peso, porque a medida que tu peso cambia, tu cuerpo se adapta. Cuando tienes 100 libras de sobrepeso, usas muchas calorías sólo para poder hacer tus actividades diarias habituales, de modo que en un principio pierdes peso rápidamente. A medida que adelgazas, requieres menos energía para moverte, quemas menos calorías y tu pérdida de peso llega a una parada, a menos que incrementes tu nivel de actividad y reduzcas tu consumo de calorías.

Ejercicio

Cuando haces el mismo ejercicio de manera repetitiva, tus músculos se adaptan y quemas menos calorías. La University of California recomienda cambiar el tipo, duración e intensidad de la actividad cardiovascular para terminar con la meseta en la pérdida de peso. Si usualmente ejercitas por media hora, haz un esfuerzo y estírate a pasar 45 minutos en la máquina elíptica. Para variar tu rutina de entrenamiento de fuerza, cambia el modo, tipo y nivel de resistencia de tus ejercicios. En lugar de usar mancuernas, prueba con bandas de resistencia. Como alternativa, reemplaza el trabajo de bíceps con barra por trabajo con mancuernas y aumenta la cantidad de repeticiones.

Dieta

El 90% del éxito para perder peso se debe a la dieta, asegura Manuel Villacorta de la American Dietetics Association, dependiente de la University of California. Mantén un diario de alimentos por una semana y escribe todo lo que comes. Luego revisa tus notas y busca tendencias. Los bocadillos por aburrimiento y las grandes porciones pueden ser la razón por la cual tu pérdida de peso esté detenida. Ten en cuenta que comer demasiado poco también puede ser problemático. La ingesta de alimentos nunca debe estar por debajo de las 1.200 calorías diarias para las mujeres y de las 1.800 para los hombres, asegura el American College of Sports Medicine.

Compromiso

Por más frustrante que sea la meseta, se trata de la oportunidad perfecta para pensar sobre tu compromiso y tu enfoque a tu meta de perder peso. Si tu motivación original para perder peso era superficial, como que te entre un vestido para una reunión de la escuela secundaria, cava más profundo y halla una razón más significativa para perder peso. Quizás quieras estar en forma para correr con tus hijos en el parque o mejorar tu autoestima. Haz una lista de razones por las cuales quieres continuar perdiendo peso y colócalas en un sitio privilegiado de tu casa.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por mike tazenda