¿Qué tan a menudo deberían las personas hacer ejercicio cardiovascular?

El ejercicio aeróbico mejora tu salud cardiovascular acelerando tu corazón y tus pulmones. También ayuda a quemar calorías para perder peso y reduce el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. Si estás tratando de cumplir la meta mínima diaria de ejercicio, la cantidad correcta de ejercicio cardiovascular depende de tu motivación para hacer ejercicio.

Mantenimiento de peso y salud

Si quieres mantener tu peso actual, mejorar tu salud cardiaca, reducir el riesgo de desarrollar algunos cánceres y evitar condiciones como la diabetes y la artrosis, el ejercicio cardiovascular puede ayudarte. Los Centers for Disease Control de Estados Unidos recomiendan hacer por lo menos 75 minutos de ejercicio cardiovascular vigoroso a la semana, como correr. Si prefieres hacer una rutina más moderada, como caminar, los CDC recomiendan hacer por lo menos 150 minutos a la semana.

Perdiendo peso

Si quieres perder peso, necesitarás aumentar tu rutina cardiovascular. Las personas que intentan perder peso pueden necesitar hasta 300 minutos de ejercicio cardiovascular cada semana, lo que significa hacer alrededor de una hora de ejercicio cinco veces a la semana. Sin embargo, la cantidad específica de ejercicio que necesites depende de tu dieta y de tus metas de pérdida de peso. Por ejemplo, una persona de 180 libras puede esperar quemar aproximadamente 240 calorías haciendo 30 minutos de aeróbicos de bajo impacto. Ya que se requiere perder 3,500 calorías para perder una libra de grasa, esta persona necesitaría hacer más de siete horas de ejercicio cada semana para perder una libra a la semana, si no reduce las calorías en su dieta.

Contraindicaciones para rutinas cardiovasculares

Aunque el ejercicio cardiovascular puede ser una opción saludable incluso para personas con ciertas condiciones, otras pueden hacer que ejercitarse sea peligroso, así que consulta a tu médico antes de comenzar una rutina. Si tienes una infección en el corazón, un aneurisma aórtico, agrandamiento del corazón, insuficiencia cardíaca congestiva, un trastorno metabólico no controlado o si recientemente tuviste un infarto, puede que tu médico te recomiende evitar hacer ejercicio cardiovascular.

Eligiendo una rutina

La mejor rutina cardiovascular es la que disfrutes y la que mantengas por un largo periodo. Haz diferentes rutinas para evitar aburrirte. Concéntrate en las rutinas que ejercitan a varios grupos musculares y que aumentan tu ritmo cardiaco, por ejemplo caminar, correr, montar bicicleta, hula hula, saltar cuerda, nadar o hacer aeróbicos. El entrenamiento de intervalos, el que alterna entre un minuto de ejercicio intenso y un minuto de ejercicio menos intenso a lo largo de tu rutina, puede ayudarte a quemar más calorías y a conseguir resultados rápidos.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por ana maría guevara