Menú saludable para niños

Una dieta saludable es esencial para mantener activas las mentes y los cuerpos de los niños y saludables de crecimiento y desarrollo. Cada comida y merienda proporciona una oportunidad para que los niños consuman alimentos ricos en los nutrientes que necesitan para crecer sanos, inteligentes y fuertes. Los niños deben tener voz y voto en lo que comen, y pueden ser activos en el proceso de planificación y creación de las comidas. La presentación de los ingredientes básicos de una manera creativa puede sentar las bases para una vida de hábitos saludables.

Los fundamentos

Un menú del día para los niños debe consistir en granos enteros, frutas y verduras, lácteos bajos en grasa, y carnes magras, como pollo y pescado. Los niños deben limitar el consumo de productos pobres en nutrientes tales como papas fritas, galletas o bebidas azucaradas, que contienen exceso de grasa y azúcar y pueden dificultar el desarrollo saludable. La leche y el agua son las mejores opciones en bebidas, aunque la porción ocasional de un 100 por ciento de jugo de fruta es aceptable.

Primera hora de la mañana

Los carbohidratos complejos son especialmente importantes a la hora del desayuno, ya que proporcionan fibra y energía para mantener a los niños plenos y activos durante todo el día. Los productos de granos -cereales, panes, pastas- que contienen la palabra "Integral" como el primer ingrediente son las opciones más nutritivas. Establece ingredientes para el desayuno la noche anterior para ahorrar tiempo y ayudar a tus hijos a tomar sobre la marcha los productos para el desayuno, como batidos. Añade verduras picadas a los huevos revueltos, o elige aderezos para el pan integral tostado o cereal.

Aperitivos del mediodía

La proteína es importante durante el día, ya que promueve la saciedad y el crecimiento y ayuda a los niños a concentrarse en el aprendizaje en lugar de sentir hambre. Empacar una comida sencilla y saludable para la escuela o la comida en casa puede incluir un sándwich o ensalada que contiene proteína magra de pavo o pollo. Combina estas opciones con un montón de frutas y verduras, como zanahorias con garbanzos y una manzana o un plátano. Para ayudar a hacer el almuerzo divertido e interactivo, empaca los paquetes por separado de modo que los niños pueden armar sus propios almuerzos. Los niños que almuerzan lo proporcionado por la escuela pueden no estar recibiendo todos los nutrientes que necesitan al mediodía. Si es necesario, completa el almuerzo escolar con algunos elementos sanos de casa.

Decisiones sobre la cena


Para crear hábitos saludables, deja que los niños ayuden a planear y preparar la cena.

Los niños deben comer lo suficiente en la cena para sentirse satisfechos, pero sus comidas no deben ser cargadas con carbohidratos o alimentos que son difíciles de digerir tan cerca de la hora de acostarse. La cena es un momento ideal para la enseñanza, para involucrar a los niños en el proceso de preparación. Designa una noche a la semana como "Noche de niños", y desafíalos a hacer comidas saludables para toda la familia. Pueden montar sus propias pizzas cargadas de granos integrales o aplastar con una cuchara los hilos de calabaza espagueti para hacer "Pasta".

Bocadillos y postres

Ya que los niños están en constante crecimiento y en movimiento, les da hambre entre comidas. Los bocadillos poco saludables son atractivos para los niños, así que proporcionar refrigerios saludables debe ser una prioridad. Algunos ejemplos de meriendas saludables y postres incluyen verduras crudas con garbanzos o aderezo de yogur, frijoles de soya, yogur bajo en grasa, o una pieza de fruta entera. Para el postre, sirve una mezcla con almendras y frutos secos, plátano, chocolate, galletas de avena o helado de fruta.

Diversas cuestiones

Al diseñar un menú saludable para los niños, sé creativo. Tómate el tiempo para cambiar la presentación de los ingredientes nutritivos que preparas con regularidad, y que así sea divertido comer sano. Involucra a los niños en el proceso y anímalos a probar nuevos alimentos y a averiguar sus propias preferencias. Además, no hay que olvidar que parte de la receta para niños sanos, es hacer una hora de actividad física diaria.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah lane | Traducido por rafael ernesto díaz