Los mejores zapatos para el gimnasio

Los zapatos son un requerimiento básico para todo atuendo para el gimnasio. Pero es más que sólo moda. El par de zapatos correcto te protegen de las lesiones relacionadas al entrenamiento y apoya las necesidades de tu cuerpo durante cualquier movimiento físico, ya sea correr en una caminadora, jugar algún deporte o levantar pesas. La próxima vez que salgas de compras por equipo para el gimnasio, evalúa tus zapatos para asegurarte de que sean la mejor elección para tus necesidades de ejercicio específicas.

La seguridad es primero

El mejor calzado atlético utiliza ya sea agujetas o cintas para mantener el calzado bien acoplado a tus pies. Los mocasines o zapatos con otro tipo de sujeciones pueden crear un riesgo de seguridad cuando te ejercitas. Además, los zapatos deben ser cerrados en las puntas. Esto protege a tus pies de varias bacterias que podrían estar presentes en el suelo del gimnasio y en los vestidores y también protege tus dedos en caso de que alguien cerca de ti suelta las pesas.

Nada debe marcar el suelo

Muchos gimnasios tienen extensas reglamentaciones de lo que se puede o no usar en las instalaciones. Mientras que las reglas exactas varían por gimnasio, la mayoría de las instalaciones no gustan cuando los usuarios dejan marcas y rayones en los pisos. Evita una llamada de atención de tu entrenador o del gerente escogiendo zapatos atléticos que tengan ya sea suelas blancas o que estén etiquetados como material negro que no deja marcas.

Especializarse o no especializarse

Puedes comprar zapatos atléticos para casi todo tipo de deportes. Si vas al gimnasio para una combinación de actividades diferentes, como entrenamiento con pesas, correr y kickboxing, tu mejor elección de zapatos son los de entrenamiento cruzado. Los zapatos de entrenamiento cruzado tienen varias características que los adaptan para una variedad de ejercicios. Sin embargo, si vas al gimnasio para un entrenamiento específico más de tres veces por semana, la Sociedad Ortopédica Americana de Pies y Tobillos recomienda que uses zapatos específicos para tu tipo de ejercicio. Por ejemplo, consigue zapatos para el entrenamiento de pesas si lo que haces es principalmente pesas; estos normalmente tienen menos caída para que tus talones tengan más soporte cuando levantes mucho peso.

Mueve los dedos

Sin importar qué tipo de ejercicio hagas en el gimnasio, tus zapatos deben quedarte bien. De lo contrario, incrementas el riesgo de lesionarte, resbalar o caer. Cuando te pruebes tallas, pruébate zapatos atléticos usando las calcetas que normalmente usas en el gimnasio. Además, siempre ve a la zapatería después de hacer ejercicio, ya que a menudo tus pies se hinchan después de hacer ejercicio. Finalmente, mueve los dedos. Debe haber un mínimo del grueso de un pulgar entre tu dedo gordo y la punta interior del zapato.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por glen boyd