Los mejores zapatos deportivos para chicas

Antes, los zapatos para correr de mujeres eran tan sólo versiones reducidas de los zapatos para hombre. Pero los hombres y mujeres tienen diferentes formas de pie y con distinta estructura, lo cual significa que también corren de manera distinta. Para asegurarte de tener el mejor soporte de tus zapatos para correr, hay una serie de cosas que deberías considerar antes de realizar tu compra.

Forma del pie femenino


Los pies de las mujeres son más estrechos que los de los hombres.

Las mujeres tienen un talón más estrecho en relación a los pies de hombre, lo cual significa que usar un zapato diseñado para un hombre podría dejarte la parte posterior del pie sin soporte y desembocar en ámpulas. Busca un zapato que se ajuste perfectamente a tu talón, pero sin que lo contraiga, para evitar que esto pueda conducirte a una presión adicional en la parte delantera del pie.

Rebote


Busca zapatos que hayan sido diseñados especialmente para mujeres, con una suela de menor densidad.

Como mujer, es probable que seas más ligera que un hombre de tu misma estatura, lo cual significa que la amortiguación en la suela de tus zapatos para correr necesita ser menos densa para que produzca rebote. El rebote es el efecto elástico del zapato cuando se aplica presión a la suela con el pie y la libera durante el movimiento normal al correr. Los hombres pesan más así que las suelas necesitan ser más densas para soportar su peso. Para garantizar el máximo rebote, busca zapatos que hayan sido diseñados especialmente para mujeres, con una suela de menor densidad.

Encuentra tu tipo de pie


Encuentra tu tipo de pie mediante la prueba de los pies mojados.

Tu tipo de pie entrará en alguna de las siguientes tres categorías --pie plano, pie normal o con arco alto-- y esto tendrá un impacto en el tipo de zapatitlla que se adapte mejor a tus necesidades, acorde con la Asociación Americana de Medicina Podológica (American Podiatric Medical Association). Puedes calcular tu tipo de pie en casa mediante la realización de lo que se conoce como la prueba de los pies mojados. Todo lo que necesitas hacer es mojarte los pies y pararte sobre una superficie que dejará una huella visible, tal como un pedazo de papel grueso o algún cartón.

Las mejores zapatillas para el pie plano


Si toda tu planta del pie es visible en la impresión del pie mojado, significa que tienes pies planos.

Si toda tu planta del pie es visible en la impresión del pie mojado, significa que tienes pies planos, lo que significa que es probable que hagas pronación excesiva, o se te incline el pie hacia el interior del tobillo al correr. Esto significa que necesitas zapatillas que tengan suelas firmes y bastante apoyo para reducir la pronación. Debes mantenerte al margen de las zapatillas que tengan una gran amortiguación, ya que esto significa que tienen menos apoyo. Según la Dra. Carol Frey, Directora de cirugías ortopédicas en pie y tobillo (Director Orthopedic Foot and Ankle Surgery) de la Universidad de California en Los Angeles, las mujeres tienden a la pronación más que los hombres debido a que tienen caderas más anchas y, por tanto, un mayor ángulo entre la cadera y la rodilla. Esto crea más inestabilidad, por lo que las zapatillas para correr de las mujeres tienden a tener más apoyo en las suelas por la parte media y exterior.

Las mejores zapatillas para pies normales


Si tienes pies normales, puedes elegir cualquier tipo de zapato para correr que te quede bien.

Si con la prueba de pies mojados se nota una curva suavemente marcada hacia adentro del arco, significa que tienes un pie normal. Los pies normales no requieren todas las características especiales de un zapato para correr, así que si tienes este tipo de pie, puedes elegir cualquier tipo de zapato para correr que te quede bien.

Las mejores zapatillas para pies con arco alto


Si tienes pies de arco alto, utiliza zapatillas para correr que tengan mucha flexibilidad y amortiguación.

Tú tienes un pie de arco alto si tu huella corta distancia excesivamente en el arco, por lo que sólo hay una línea muy fina en la parte externa de la huella, que conecta el talón hasta la parte superior del pie. Si este es tu tipo de pie, es probable que no haya suficiente pronación para absorber los golpes al correr, por lo que necesitas un zapato con mucha amortiguación y flexibilidad. Esto ayudará a estimular el movimiento de los pies.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica mccahon | Traducido por ariadna delgado