Los mejores zapatos para correr para las mujeres que quieren bajar de peso

Correr es un quemador de calorías eficaz, y cuando se combina con dieta y entrenamiento de resistencia, puede ayudarte a perder peso. Elegir el adecuado par de zapatos para correr es clave para tu éxito. Los zapatos inapropiados te pueden causar dolor en las rodillas, en los tobillos o en las pantorrillas, los cuales te sacarán del ejercicio durante días o semanas. Los mejores zapatos para correr que te ayuden a alcanzar tu meta de pérdida de peso son los que se ajustan a tu modo de andar particular.

Significado


Mujer corriendo en un atardecer.

Para perder peso, necesitas quemar más calorías que las que consumes. Correr a 6 mph (9.65 kph) durante 30 minutos quema 372 calorías para una persona de 155 libras, lo que ayuda a crear un déficit de calorías, informa Harvard Health. Correr es más eficiente que caminar cuando de quemar calorías se trata, pero también requiere que provoques mucho más impacto, lo cual tiene una mayor propensión a las lesiones. Correr con zapatos que tengan más de un año de edad, que hayan superado cientos de kilómetros o que carezcan del apoyo que tus pies necesitan, puede causar que las pisadas al correr te lleven a sufrir un daño en tu cuerpo en forma de dolor de rodilla, de tendinitis de Aquiles, de síndrome de estrés tibial o distensión de la espalda inferior. Cuando tengas dolor, puedes encontrarte marginado de correr e incapaz de quemar las calorías que deseas para alcanzar tus metas de pérdida de peso.

Consejos de un experto

No te bases en las recomendaciones de tus amigos en cuanto a los mejores zapatos para correr, tus pies son únicos. La mejor estrategia es ir a una tienda y pedir un análisis gratuito del modo de andar. El personal te observará o te grabará corriendo en una cinta para evaluar la forma en que tus pies tocaron el suelo. Las personas pueden pronar excesivamente, o girar el pie y el tobillo hacia el interior, supinar o girar el pie y el tobillo hacia el exterior, o ser neutral. La forma de tu pie y el arco determinan estos rasgos en tu modo de andar. Los zapatos para correr tienen diferentes niveles de estabilidad para apoyarte en cualquiera de estos modos de andar. Por ejemplo, si tienes arcos bajos y pronación excesiva, pero usas un zapato neutral, puedes experimentar dolor en las rodillas después de las carreras. Elegir el tipo correcto de estabilidad puede ser la diferencia entre muchos kilómetros de una carrera alegre y de calorías quemadas, o unos cuantos kilómetros de tristeza y convicción de que correr no es para ti.

Terreno

Elige zapatos basados ​​en el terreno donde planeas realizar la mayor parte de tu corrida. Los zapatos de pista, por ejemplo, tienen suelas más profundas que ayudan a prevenir el deslizamiento o el derrape en tierra y grava suelta. Si planeas correr más en una caminadora o en asfalto, los zapatos de correr regulares te ayudarán a ser más eficientes, ya que son más ligeros y menos voluminosos. Si eres más eficiente, puede que seas capaz de correr a una mayor velocidad y quemar más calorías.

Zapatos de tonificación

Se asegura que algunos zapatos pueden ayudar a tonificar los glúteos y los músculos isquiotibiales a pesar que potencialmente usan más energía en comparación con los zapatos de correr tradicionales. Puedes ser tentado a probarlos, pero reconsidéralo. Un estudio patrocinado por el American Council on Exercise encontró que los zapatos no brindaban beneficios en términos de tonificación muscular o de quema de calorías en comparación con los zapatos regulares de gimnasio. El director de ejercicios de ACE, Cedric X. Bryant, también advirtió que el uso de zapatos por un largo periodo de tiempo podría alterar el mecanismo de tu marcha y ponente en mayor riesgo de lesión.

Zapatos minimalistas y sin suela

Si quieres probar un zapato minimalista o sin suela, permite un tiempo importante de transición, explica la American Council on Exercise, ya que cambiar a un calzado sin apoyo puede ser traumático para el cuerpo. Puedes comenzar a ajustar tus pies a estos zapatos con periodos cortos de 10 a 20 minutos de caminata rápida durante varias semanas y luego pasar de manera similar a trotes breves. Sin embargo, para algunas personas con determinadas estructuras del pie, los zapatos sin suelas o los minimalistas pueden intensificar los problemas de la forma que conducen a esguinces y lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por erick montesdeoca