Las mejores técnicas de salto en snowboard

Hay dos técnicas de saltos básicos utilizados por los practicantes de snowboard, y que sirven con propósitos opuestos. Un piloto maximizando el salto es lo que visualizas cuando piensas en alguien despegando por los aires en una tabla de snowboard; todos los fanáticos les gusta ver el gran aire. Pero la capacidad de evitar la captura de aire grande de un salto es igualmente importante. La habilidad de matar el salto de un gran salto en aumento es igual en importancia a elevar para lograr aire adicional, sobre todo si la velocidad es tu objetivo. Capturar aire te ralentiza. Además, deslizándote sobre el borde y dejando la parte de atrás de un salto te permite mantener un mayor control.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Despegando de un salto

  1. Encuadra la nariz de tu tabla antes de despegar de un salto. Ponte en cuclillas en una amplia posición de salto de pie antes de caer en la pila, el umbral entre la colina y la rampa del salto. Dobla las rodillas a unos 90 grados y coloca las manos debajo de las nalgas, manteniendo los brazos rectos. Mantén la cabeza metida en el hombro hacia abajo mientras te concentras en el borde con los ojos. Coloca los hombros y los rieles de la tabla en forma perpendicular al salto. Permanece encuadrado mientras te deslizas por la cara del salto mirando el borde del salto, la barbilla siempre centrada sobre tu hombro hacia abajo.

  2. Salta (despega) cuando golpees el borde. Despega para explotar en el aire con las piernas, estirándolas con fuerza. Levanta tus brazos a los lados y por encima de los hombros, de forma similar a un pájaro que levanta sus alas para tomar vuelo. Mantén la posición mientras estás en el aire.

  3. Aterriza con tu cuerpo en la misma posición en la que despegaste. Mira hacia el final de tu tabla (la barbilla todavía metida en el hombro) en el aterrizaje por debajo de ti mientras estás en el aire. Al chocar con el suelo, deja caer las nalgas hacia abajo a medida que flexionas las piernas para disminuir la curva de las rodillas. Mantén los hombros directamente sobre tus caderas, las caderas por encima de los pies. Comprime el cuerpo para que terminen en la misma posición que estabas en lo montaste en la cara del salto.

    Deslizándote de un salto para matar el salto

  1. Monta hacia el salto con las piernas relativamente estiradas (las rodillas ligeramente dobladas) No te agaches como lo harías con el fin de hacer un salto en el filo. Pon tus manos fuera en forma perpendicular a tu cuerpo a la altura del hombro. Absorbe el cambio del ángulo entre el punto más bajo de el salto y la cara a medida que subes en el salto.

  2. Pon tu peso sobre tu pie cuesta abajo, hacia la nariz de tu tabla. Inclina tu hombro hacia abajo en la parte exterior de tu pie cuesta abajo, un poco. El cambio no es espectacular, pero el centro de tu peso sobre la parte delantera de la tabla con el fin de evitar que el borde de hacer despegar tu peso detrás de tu pie trasero.

  3. Sube las rodillas hacia el pecho justo antes de llegar al borde del salto. No es un movimiento de salto, sólo tienes que tirar las rodillas hacia el pecho para levantar la tabla del suelo por lo que eliminas el borde del salto. Deslízate; o desvíate fuera del salto sin extender las piernas y hacer un salto, dejando libre el borde y el aterrizaje en la parte posterior del salto a unos pies detrás del borde.

Consejos y advertencias

  • El salto es una extensión de tus piernas, deslizar es un dibujo de tus piernas.
  • Deslízate sobre el salto unas cuantas veces antes de tratar de saltarlo. Los grandes saltos son peligrosos y siempre utilizar equipamiento de protección, particularmente un casco, cuando hagas snowboard.
  • Siempre monta el snowboard en un terreno donde una patrulla de esquí te pueda asistir en caso de emergencia.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan hotchkiss | Traducido por franco castro