Las mejores ruedas para entrenar ciclsimo

La mayoría de ciclistas profesionales usan una bicicleta para entrenar y otra para competir, pero el costo de una bicicleta completamente nueva para cada cosa es un desafío para muchos. Afortunadamente, tener un par de ruedas extra para entrenar y de repuesto entre carreras es casi tan bueno como una bicicleta para entrenar. Tus ruedas para entrenar deben ser específicamente para carretera, pero puedes aligerar el dolor del pavimento con llantas un poco más anchas, y unos cuantos rayos más. Los materiales baratos como el aluminio harán tus llantas para entrenar más asequibles y reducirán el costo de accidente potencial. Un par de ruedas para entrenar te deja guardar tus costosas ruedas de fibra de carbono para el día de la carrera.

Cambiar ruedas

Quitar y poner las ruedas en tu bicicleta es una habilidad importante en cualquier carrera en donde no tienes gente contigo, ya que en algún punto, necesitarás cambiar una llanta pinchada. La mayoría de ruedas modernas vienen con sistemas de liberación rápida que permiten quitar la rueda sin herramientas, pero las bicicletas más antiguas a menudo requieren una serie de llaves para aflojar los dos pernos que aseguran a las llantas. Cuando cambias a tus ruedas para entrenar, recuerda colocar de nuevo tus frenos y ajustar adecuadamente el cambio trasero antes de montarla.

Una aleación en la que puedes confiar

El mejor material para tus ruedas para entrenar, en casi cualquier caso, es el aluminio. Los bordes de aluminio tienen una mejor superficie de frenado en condiciones húmedas que el acero, y una superficie de frenado más consistente que la fibra de carbono en todas las condiciones. El aluminio es ligero y relativamente barato, haciendo que sea fácil de reemplazar en caso de un accidente. Pagarás unos cuantos cientos de dólares por ruedas de aluminio, mientras que un par de fibra de carbono puede costar más de US$1.000. También no se corroe, lo que les da una vida útil más larga con poco mantenimiento. Para las ruedas para entrenar, el aluminio es ideal por que una rueda de reemplazo es más barata en caso de un accidente. La fibra de carbono es más dura y ligera, pero puede ser demasiado costosa para muchos ciclistas.

Hablando de rayos

Los rayos determinan la resistencia de la llanta contra la deformación con el paso del tiempo. Todas las ruedas necesitan cambiarse eventualmente conforme la tensión que dan los rayos empieza a variar, pero más rayos podrán completar más millas antes de necesitar un cambio. Si tu entrenamiento incluye cientos de millas por semana, 32 rayos por rueda te darán una rueda más confiable y resistente para ejercitarte. Tus ruedas de carrera pueden tener algunos rayos de menos ya que no recorrerán tantas millas; una cantidad menor de rayos ahorrará peso, lo que puede ser crítico para ganar una carrera. Un buen número de rayos que te dará durabilidad y un peso menor para tus ruedas de carrera es de entre 20 y 24, dependiendo de tu peso.

Poner las llantas

El último componente de tus ruedas de entrenamiento son las llantas. Para un día de carrera, la llanta más pequeña y ligera que puedas ocupar será la mejor, ya que un área de contacto más reducida rodará más rápido. Para entrenar, sin embargo, arreglar las llantas pinchadas puede alentar tu rutina y evitar que obtengas el máximo de tu rutina. Escoge unas llantas un poco más anchas que las llantas para carrera. Veintitrés milímetros es un buen ancho para la mayoría de los ciclistas que entrenan. Una llanta más resistente con un refuerzo Kevlar o una tira resistente a los pinchazos será más pesada que una llanta para carrera, pero la habilidad para rodar sobre pedazos de vidrio y ramas sin riesgo de pincharse te mantendrá entrenando más tiempo y más consistentemente. Las llantas más resistentes también duran más antes de tener que reemplazarlas, al final te ahorrarán dinero.

Más galerías de fotos



Escrito por max roman dilthey | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez