Las mejores posturas de yoga para reducir la joroba

¿Recuerdas cuando tu madre te dijo que debías ponerte derecho? Había una buena razón para ello. Con el tiempo, la espalda pierde la flexibilidad sin esfuerzo que tenías durante tu juventud, debido a pasar muchas horas frente a un escritorio y en un sillón en la noche. Mucha gente desarrolla un problema llamado cifosis, que es una joroba en la columna torácica. La corrección de este problema requiere el fortalecimiento de la espalda y la apertura del área pectoral que comienza a cerrarse cuando te encorvas. La práctica del yoga puede ayudar a superar este problema.

Postura del bastón

Siéntate en el suelo con las piernas extendidas frente a ti. Busca debajo de la parte carnosa de ambas caderas exteriores con las manos y tira de ellas hacia los lados y siéntate sobre los isquiotibiales. Flexiona los pies hacia arriba. Lleva tus dedos gordos y los cuatro dedos más pequeños hacia ti. Encorva los hombros hacia las orejas y luego bájalos al tiempo que tiras los omóplatos hacia la espalda. Centra tu cabeza sobre tus hombros. Alarga el torso hacia arriba desde la cintura. Coloca tus manos en el piso al lado de cada cadera. Quédate sentado en la postura del bastón durante un máximo de cinco minutos, manteniendo el empuje hacia abajo de tus hombros, ya que esto te obligará a mantener la espalda recta.

Postura del perro en actitud ascendente

Acuéstate boca abajo en el suelo con las piernas extendidas hacia atrás. Mantén la parte superior de cada pie sobre el suelo. Dobla los codos y coloca las manos al lado de la cintura. Empuja el suelo con las manos y en una inhalación estira los brazos y levanta el torso y las piernas del suelo un par de pulgadas. Mira hacia adelante o inclina la cabeza ligeramente hacia atrás. Respira normalmente mientras mantienes la postura perro en actitud ascendente durante 30 segundos. Si levantar el torso y las piernas del suelo es demasiado difícil para ti al principio, mantén la parte superior de las piernas en el suelo mientras te levanta a través de tu torso.

Giro de Bharadvaja

Sentado en el suelo con las piernas estiradas frente a ti, transfiere el peso sobre tu nalga derecha. Dobla ambas rodillas. Deja ambas piernas hacia la derecha y coloca ambos para que queden en el suelo detrás de la nalga izquierda. Endereza el torso. Exhala y luego gira desde la cintura hacia la derecha. Coloca tu mano izquierda sobre tu rodilla derecha y las puntas de los dedos de la mano derecha en el suelo al lado de tu nalga derecha. Respira normalmente en este giro durante un minuto y repite del lado izquierdo.

Postura de la langosta

Acuéstate boca abajo en el suelo con los brazos pegados a los costados. Apoya tu frente en el suelo. En una inhalación, levanta la cabeza y los hombros un par de centímetros del suelo y los brazos y las piernas alrededor de cuatro a seis pulgadas. Empuja con la pelvis el suelo. Permanece en la postura de la langosta durante un máximo de 30 segundos presionando entre las piernas y los brazos mientras estén despegados del suelo.

Más galerías de fotos



Escrito por linda kaban | Traducido por sebastian castro