Las mejores poses de Ashtanga Yoga

El ashtanga yoga o "power yoga" es apto para atletas que desean entrenar físicamente durante una clase de yoga. Todos los tipos de yoga tienen un impacto positivo en el estado físico, pero el ashtanga yoga se enfoca más en el desarrollo muscular que en la meditación. Si eres un novato, consulta con un instructor antes de comenzar con estas clases. Incluso sus poses para principiantes son muy demandantes.

Saludos al sol


El saludo al sol es una serie de poses en ashtanga yoga.

El saludo al sol es una secuencia de calentamiento para las rutinas de ashtanga. Este puede comenzar en Urdhva Vrikshasana, que es similar a la pose de la montaña. Desde esta pose, te inclinas a Uttanasana A o Uttanasana B. Ambas poses son similares y debes estirarte para tocar tus pies. Desde esa pose desciendes a Chaturanga Dandasana, que es similar a la pose inferior en una flexión de brazos. Luego elevas tu cabeza y te ubicas en Urdhva Muhsa Shavasana, o pose de la cobra. Desde esta pose mueves tu cuerpo hacia atrás, hacia Adho Mukha Shvanasana, o pose del perro. Desde allí saltas con los pies hacia las manos y te elevas una vez más a Uttanasana, y luego de nuevo a la pose de la montaña para completar el saludo al sol.

Poses de pie


La pose del triángulo es una de las varias poses de pie en el ahstanga yoga.

De acuerdo con los expertos en Ashtangayoga.info, debes dominar seis poses de pie para pasar a niveles más altos del ashtanga yoga. Estas poses son Padangushthasana, Utthita Trikonasana, que se asemeja a la pose del triángulo, Parivritta Trikonasana, que se asemeja a la pose del triángulo inverso, Parivritta Parshvakonasana y Parshvottanasana. Existen cuatro variaciones de Prasarita Padottanasana, y todas ellas toman un paso ancho y se inclinan hacia adelante, hasta que tu cabeza toca el piso. Las variaciones cambian la posición de los brazos, desde inclinados hacia adelante hasta con las manos apoyadas sobre el suelo, los brazos hacia atrás con las manos en las caderas o los brazos mirando hacia arriba con las manos tocando los pies.

Poses intermedias


Las poses intermedias requieren un mayor grado de flexibilidad y equilibrio.

Una vez que has dominado las poses de principiantes en el ashtanga, puedes intentar posiciones más difíciles que requieren de un mayor balance, flexibilidad, resistencia y foco mental. Bhekasana es una posición en la que yaces boca abajo y llevas tus piernas hacia adelante, hasta que tus pies están enfrentados con tus nalgas. Luego tomas tus pies con las manos y presionas las palmas sobre los dedos de los pies, empujando tus pies en dirección al piso. Puedes ver que el ashtanga avanzado es más difícil al advertir que Pincha Mayurasana es una pose intermedia. En esta, todo el peso de tu cuerpo reposa sobre tus antebrazos mientras que tus pies apuntan al cielo, básicamente, estás realizando una vertical sobre tus antebrazos.

Poses avanzadas


Las poses avanzadas no se recomiendan para principiantes.

Las poses avanzadas en ashtanga son para maestros que dominan la práctica del ashtanga. Los principiantes no deben siquiera intentarlas, porque probablemente son incapaces de hacerlas a menos que sean extremadamente flexibles y tengan un equilibrio extraordinario. Vasishthasana es una pose en la cual tu mano y tu pie de un lado del cuerpo están en el suelo, mientras que elevas la otra mano hacia el cielo y elevas la pierna hasta que puedas tomarla con la mano. Galavasana es una de las poses de ashtanga visualmente más impresionantes y ciertamente una de las más difíciles. En esta pose, el equilibrio de tu cuerpo se apoya sólo sobre la manos. La rodilla de una pierna reposa sobre uno de los codos y la otra pierna se eleva hacia arriba y atrás de manera recta. En esta forma te asemejas a un corredor de carreras cortas, pero en un ángulo de 45° respecto del piso.

Más galerías de fotos



Escrito por robert rottkamp | Traducido por mike tazenda